Siempre podremos contar con Santiago Segura y Sergio Ramos

Entrevista a santiago segura , actor .
Entrevista a santiago segura , actor . Ruben mondelo .La razon .

Ahora que las productoras no estrenan porque el personal se queda en casa viendo series, Santiago Segura lanza un órdago y pone en las salas «Padre no hay más que uno 2». Él solo contra la pandemia, en singular duelo al sol. Le acusan de «equidistante» porque señala la pena, penita, pena de la España cainita de fachas y rojos, de malos y buenos. Como si no fuera una evidencia. Una vez dijo, hace tiempo, que no era de ningún partido porque prefería equivocarse solo. Como yo, le grito a la tele.

España lucha contra los rebrotes con 17 planes distintos, huérfanos de unidad, con un Torra que sin pretenderlo ve crecer su españolidad por el mimetismo con Sánchez en el desastre de su gestión; con un Urkullu que no quiere mezclarse con la tropa y han de recordarle la obligatoriedad de asistencia a la conferencia de presidentes o le castigan sin merienda, y con un presidente asturiano (un Bardón que no es Borbón) que dedica a los posibles turistas madrileños a la tierra de Don Pelayo severas advertencias, cual rigurosa dominatrix.

«Cada país de Europa va a salvar su culo», dice Segura. Sí, como cada comunidad española. Pero no hay papel higiénico para tantos culos. García-Margallo: «No es normal que la ministra de Exteriores se entere de los vetos a España por la Prensa». Esta Laya, ministra ineficaz donde las haya, parece estar de acuerdo con la tesis de Don Simón («si no vienen, mejor»), porque, mira tú, se pongan como se pongan, contamos con 140.000 millones de la UE. No imaginan que quizá tengamos que gastar esa pasta o buena parte de ella en limpiar ante Europa y el mundo nuestra imagen de país apestado. Sería lo comido por lo servido.

Qué gracia y qué paradoja, tía: invertir las ayudas europeas en agencias de marketing europeas para la recuperación de la Marca España y para que un día regresen a nuestras playas los que ahora descubren Grecia, Turquía, Croacia… Al final, «to pa ná». Mientras, Pilar Rubio y Sergio Ramos llaman a su cuarto hijo Máximo Adriano. Es la tendencia. Cuando acaben con los emperadores (ya tienen un Marco y un Alejandro) podrán continuar con la lista de los reyes godos. Tendrán hijos mientras a él le quede sitio en el cuerpo para más tatuajes, creo.