Ana Soria, la gran ausente

Las Cámaras y curiosos no perdieron de vista el tendido: faltó su novia

Era la imagen más esperada, hacía pocas horas que la propia novia del torero, la jovencísima Ana Soria había calentado las redes con un mensaje en Instagram que era toda una declaración de amor al más puro estilo adolescente. «El corazón más noble que he conocido nunca. Te quiero (más que ayer, pero menos que mañana)». A lo que el torero no tardó en responder, también de manera pública, en las redes: «Te AMO más que a mi vida. Forever». Y así de caldeado llegaba el romance del verano tras varias imágenes del torero, de 48 años, y la estudiante de derecho, de 22, disfrutando del mar en Almería en un barco a pocos días de que se hiciera pública su separación con la que ha sido su mujer durante 24 años Paloma Cuevas y madre de sus dos hijas, de 12 y 8 años.

Era la imagen de la joven en el tendido el marco perfecto para el ya bautizado romance del verano. Y se notó en la cantidad de cámaras que rodeaban la plaza minutos antes del comienzo del festejo y en los rumores, las conversaciones, el boca a boca. Se llenó la plaza, a pesar de la asfixia de los 43 grados aunque fueran ya las nueve de las noche, las nuevas medidas a las que impone la normalidad de la pandemia y la distancia social. Sin lugar a dudas la gran ausente fue una: Ana Soria. La novia.