Las teorías conspiratorias de Miguel Bosé: del “bicho” al 5G

Promovió la "resistencia pacífica" tras declararse la pandemia, fue el mayor "negacionista", y ahora se auto erige como el mayor instructor anticovid. ¿Qué pasa por la cabeza del artista?

Así de contundente se posiciona Miguel Bosé hasta en cuatro ocasiones en el mismo vídeo publicado en su perfil oficial de Instagram en esta última semana. Responde a la polémica generada por su «resistencia» a negar la mayor sobre la virulencia del Covid y eso que la muerte de su madre, Lucia Bosé, fue consecuencia de ese virus. Sus últimas publicaciones, comentarios y vídeos relativos al coronavirus y a las medidas de contención del mismo, han sido polémicas y contestadas por numerosos sanitarios, en especial por Fernando Simón: «La gente es suficientemente inteligente como para entender lo que son estas manifestaciones, lo que pueden significar y el riesgo al que pueden poner al resto de la sociedad».

Miguel Bosé ha anunciado que ha decidido ir subiendo diariamente una entrada en sus perfiles oficiales de sus tres redes sociales: Instagram, Facebook y Twitter (ésta última acaba de bloquearle su actividad durante una semana) para explicar su punto de vista sobre la pandemia, el uso de mascarillas, las vacunas etc.

«El bicho existe. El bicho existe y el bicho ha matado, ha matado a mucha gente, en marzo y abril de este año mató a mucha gente (…) Fue devastador pero a partir de ese momento según los datos del Ministerio de Sanidad del Gobierno de España la cifra ha ido bajando» (20 de agosto).

Mascarilla, ¿sí o no?

La polémica en torno al posicionamiento del cantante español en la corriente negacionista de la pandemia, se ha recrudecido tras la manifestación celebrada en Madrid el 16 de agosto. En esta concentración se reunieron cerca de 2.000 personas sin mantener la distancia social y muchas de ellas no llevaban puesta la mascarilla que es de uso obligatorio en el espacio público. El día antes de la celebración de esta manifestación, Miguel Bosé llamaba a la «resistencia pacífica» y a la asistencia a esta concentración, creando la ambigüedad si él estaría allí, lo que generó una gran controversia en redes sociales y en medios de comunicación, además de convertirse en foco de burlas.

¿Por qué liderar esta llamada a la «resistencia pacífica» que clama desde sus redes sociales oficiales? El motivo de su posicionamiento está vinculado a otra controversia, la de la seguridad de la implantación de la tecnología inalámbrica 5G que podría ser perjudicial para la salud. Hay corrientes de opinión que vinculan la virulencia de la Covid-19 a la implantación de esta tecnología y Miguel Bosé ha decidido dar voz a estas corrientes de opinión desde sus redes sociales.

En abril, la red social Instagram le censuró un vídeo en el que se hablaba de la polémica entorno al 5G. Recientemente ha sufrido también la censura en su contenido en la red social Twitter que, le ha bloqueado durante una semana, Miguel Bosé tiene esa cuenta abierta, desde octubre de 2009 y acumula ya más de tres millones de seguidores.

En Twitter sus afirmaciones son más contundentes que en Instagram, el pasado 9 de junio no se cortaba en declarar: «Sólo pretendo informar sobre la situación anunciada hacia la cual, entre otras fechorías, se nos está conduciendo. Yo digo no a la vacuna, no al 5G, no a la alianza España/Bill Gates».

«No me hartaré de seguir informando sobre éste tema. Esto es responsabilidad de todos. Tenemos que exigir a los gobiernos estudios confiables para nuestra salud. El 5G nos va a freír. Literal» (Instagram 13 de mayo).

Miguel Bosé, desde su nacimiento, es una figura pública tanto en España como en América latina, hijo de la actriz italiana Lucía Bosé y del torero Luis Miguel Dominguín, nació en Panamá en abril de 1956. Ha publicado más de 30 discos, ha sido imagen publicitaria de numerosas marcas e incluso recibió la propuesta del presidente Rodríguez Zapatero, de ser ministro de Cultura.

Después de las polémicas con, Ignacio Palau, su pareja sentimental durante 26 años con la que comparte cuatro hijos, no es el regreso a la música, sino sus declaraciones recientes sobre la pandemia y la llamada a concentrarse en Madrid, saltándose las normas sanitarias, los que han vuelto a la actualidad a un Miguel Bosé que muestra una extraña voz en sus vídeos y lanza mensajes ambiguos desde su casa al mundo.