Los celos entre Isabel Pantoja y Rocío Jurado tenían nombre de mujer: Encarna

La periodista Encarna Sánchez, que fue íntima amiga de Rocío Jurado e Isabel Pantoja, señalada como la culpable de los celos que provocaron la complicada relación entre las folclóricas. Rosa Benito, Juanito El Golosina y otros colaboradores de Hormigas Blancas desvelan los motivos por los que Isabel y la Jurado no se soportaban.

El último programa de ‘Hormigas Blancas’, dedicado a la figura de Rocío Jurado, ha desatado la polémica, sobre todo en las redes sociales, tras insinuar sus tertulianos que la rivalidad y enemistad entre “La más grande” e Isabel Pantoja no se debían tan sólo a los celos profesionales como se ha mantenido hasta ahora.

El programa, en el que ha participado como colaboradora María Teresa Campos, gran amiga de la artista de Chipiona y defensora de su hija Rocío Carrasco a quién considera casi una hija, ha destapado el origen de la siempre complicada relación que hubo entre dos de las folclóricas más mediáticas de nuestro país y que aún, pese a la muerte de Rocío Jurado, sigue interesando a la audiencia.

“Rocío e Isabel comenzaron sus carreras en la década de los 70. La rivalidad en la industria musical se repite a lo largo de la historia, pero hubo una vez que solo podía haber una bata de cola”, comenzaba diciendo Núria Marín antes de desvelar el nombre de la persona culpable del distanciamiento entre las artistas.

Tras la emisión de varios vídeos y declaraciones de Rocío Jurado en medios en los que afirmaba que había mucha envidia entre las grandes de la copla y que por eso, en ese mundo, no tenía ninguna amiga, tomaba la palabra Rosa Benito que aseguraba que la responsable de esa enemistad era la periodista, Encarna Sánchez.

Según la ex mujer de Amador Mohedano, “Rocío tenía muy buena amistad con Isabel hasta que se metió Sánchez por medio. Encarna tenía manía a Isabel, no la podía ni ver...Ha sido entonces cuando Galiacho intervenía para desvelar que a Encarna le atraía Rocío Jurado, a quién siempre defendió y promocionó en sus programas de radio, siendo una habitual en la casa de la Moraleja.

“Encarna siempre había apreciado a Rocío, las malas lenguas decían que le gustaba pero cuando aparece Isabel en escena... “.El periodista daba a entender así que hasta la aparición de la viuda de Paquirri, era Rocío quién gozaba del favor de la poderosa periodista, entrando en un terreno no sólo profesional.

Encarna culpa directamente a Rocío Jurado de vetar a Isabel Pantoja en el espectáculo ‘Azabache’ de la Expo de 1992 en Sevilla. A raíz de ese momento se produce la hecatombe y Encarna va contra todo lo que sea Rocío Jurado”.

Aunque el tema no es nuevo y ha dado para todo tipo de comentarios son pocos los periodistas que han querido ahondar en las pasiones de Encarna Sánchez por dos de las cantantes más famosas de España. Entre ellos, Jesús Mariñas que en una de sus crónicas en La Razón, contaba en primera persona los motivos por los que “La Jurado perdió el favor de Encarna Sánchez”.

Entonces el veterano periodista hablaba de la extrañeza que le causó el cambio de timón de los afectos de la popular periodista radiofónica, que de un día para otro, dejó de adorar a Rocío para machacarla profesionalmente desde su programa de radio sin aparente explicación: “Los elogios habituales y encendidos se convirtieron en censura, crítica o descalificación. Súbitamente y sorprendiendo a todos, la periodista cambió de criterio y acaso de sentimientos, aunque en ese aspecto estaba cubierta por una jovencita que se trasladó con ella desde su residencia habitual de Barcelona, con la que compartía trabajo y hogar en la céntrica vía Layetana-Urquinaona. Sostuvo y creció el despecho, aporreó cada nuevo éxito de la Jurado ya no encandiladora, pero aumentando la grandeza que luego tuvo como número uno de la canción española” .