El disgusto de la Reina Sofía

No está siendo un verano fácil para la Reina Sofía. El pasado lunes, las tumbas en las que descansan los restos mortales de sus padres, el rey Pablo y la reina Federica, fueron atacadas en un acto vandálico, por el que una de las cruces resultó totalmente destruida.

Las sepulturas están ubicadas en el palacio de Tatoi (Atenas) y por el momento se desconocen los motivos del acto violento que está siendo investigado por la Policía.

La noticia ha pillado a la Reina Emérita y a su hermana Irene de Grecia en el Palacio de Marivent.