La Princesa Leonor vuelve al colegio sin mamá y con mascarilla

La Princesa Leonor comenzó ayer 4º de la ESO y lo hizo cumpliendo las normativas anti Covid y acompañada por su padre, el Rey, que la dejó a las puertas del centro

La Princesa de Asturias volvió ayer al colegio Santa María de los Rosales por primera vez después del parón decretado el 11 de marzo por el estado de alarma. La primogénita de los Reyes cursa 4º de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), un año clave en el que además tendrá que decidir qué rama de Bachiller elige para el próximo año (ciencias sociales o naturales, humanidades y artes).

Leonor, que el 31 de octubre cumplirá 15 años, llegó al colegio en un coche conducido por su padre, el Rey Felipe VI, en el que también iba la Infanta Sofía, que aunque no comienza las clases hasta mañana no ha querido perderse la oportunidad de acompañar a su hermana, lo que demuestra una vez más lo unidas que están.

Antes de acceder al recinto escolar, la Heredera bajó la ventanilla para saludar a los fotógrafos que desde primera hora de la mañana esperaban su llegada. Un comienzo de curso diferente, ya que, por primera vez, no acudía acompañada de su madre porque la normativa anti Covid establece que solo un progenitor acompañe a los alumnos y que además éste se quede en el coche sin acceder a las instalaciones como medida de prevención.

Provista, claro, de mascarilla higiénica, Leonor acudía vestida con el uniforme escolar (falda gris, polo blanco, jersey azul y zapatos oscuros), el pelo recogido en una coleta y portando una pesada mochila con el material didáctico. La princesa se acercó al punto de toma de temperatura obligatorio antes de acceder a los pabellones de 3º y 4º de la ESO.

No coincidirá con su hermana

Aunque en los colegios públicos y concertados de la Comunidad de Madrid 4º de la ESO va a ser semipresencial, en el de la Princesa, que es privado, los alumnos irán a diario como el resto de los cursos. No habrá, eso sí, contacto entre grupos, con lo que probablemente Leonor y Sofía no coincidan en zonas comunes, ya que cada una de ella estudia en un pabellón distinto y la cafetería, punto de encuentro de los estudiantes, permanece cerrada.

Durante la jornada escolar, la Princesa tendrá que cumplir con la normativa sanitaria de lavarse las manos al menos cinco veces al día, mantener la distancia social y no quitarse la mascarilla en ningún momento. Además, este año, siguiendo el programa del centro, de formación católica, recibirá el sacramento de la Confirmación junto a sus compañeros de 4º de la ESO. Una ceremonia que suele celebrarse a final de curso pero que dependerá no solo de la evolución de la pandemia, sino también de la decisión de la Familia Real de hacerlo en una ceremonia privada. Lo mismo ocurrirá con su ceremonia de graduación.