Camilo Sesto no es el único: Otros famosos que también han confesado estar obsesionados con el sexo

Michael Douglas, Britney Spears o Tiger Woods son algunas de las celebridades que sufren esta adicción

El programa “Hormigas Blancas” además de otras polémicas, dejó al descubierto la adicción al sexo del cantante Camilo Sesto, pero no es el único. A continuación te mostramos una lista de otras celebridades que también confesaron su obsesión:

1. Michael Douglas

El actor estadounidense fue uno de los primeros en reconocer abiertamente su problema: “Sí, soy adicto al sexo”. Los rumores apuntaban a que su apetito sexual era tan intenso que necesitaba desfogarse en los rodajes, en los descansos entre escenas. Algo que le costó su matrimonio con Diandra Luker, que decidió separarse de él en 2000 debido a sus constantes infidelidades.

Al parecer, Douglas habría ingresado en clínicas especializadas para luchar contra su trastorno en varias ocasiones y en 2013 sorprendió a sus seguidores revelando que tenía cáncer de garganta por su “afición a practicar 'cunnilingus”, que podría estar ligado al VPH (Virus de Papiloma Humano). El actor superó el cáncer y en la actualidad el actor está curado también de su trastorno erótico.

2. Britney Spears

El guardaespaldas de la artista confesó en su biografía que Britney Spears tenía “un apetito sexual enorme”, y en sus giras se atiborraba de alcohol y drogas para sumergirse en bañeras de hidromasaje y camas redondas donde hacía de todo: “Sexo con mujeres, tríos, orgías…”. Ella misma reconoce en el documental ‘I am Britney Jean’ sus excesos amatorios, algo que también confirmo su exnovio Kevin Federline.

Por ello, en 2007 la cantante decidió tomar la decisión de no tener sexo durante seis meses; algo que incumplió y que a día de hoy sigue batallando, aunque se cree que este trastorno estaría asociado a su bipolaridad. Para evitar tentaciones, ha prohibido a los bailarines de su gira tener sexo y beber alcohol.

3. Tiger Woods

El golfista, en 2009, fue otro de los que alzó la voz para confesar su adicción: “Soy adicto al sexo. Estoy profundamente entristecido por mi irresponsabilidad y mi comportamiento egoísta”. Un trastorno por el, cansada de continuas infidelidades, le abandonó su mujer y su posterior pareja.

Cansado de escándalos sexuales que afectaron a su profesión, Tiger ingresó en una clínica de Misisipi en 2010, donde tenía terminantemente prohibido tener relaciones sexuales, así como hacer uso de cualquier tecnología; pero se cree que abandonó el centro antes de terminar la terapia.

4. Whitney Houston

Según desveló su cuñada Tina, la cantante se convirtió en una dicta al sexo como efecto secundario que las drogas habían ejercido sobre ella además del deterioro físico y psicológico. Al parecer Bobby, su esposo, le habría confesado en varias ocasiones que la cantante frecuentaba muchos hombres e incluso sospechaba de relaciones con mujeres: “La he visto con una mujer un par de veces. Estaban sin camiseta cuando yo llegué a casa”.

5. Hugh Grant

El actor se encontraba en su mejor momento profesional cuando fue arrestado practicando sexo oral en su coche con la prostituta Divine Brown. Un escándalo a nivel mundial que afectó a su carrera y le obligó a confesar su adicción al sexo. Pese a que su novia le perdonó la infidelidad, sus posteriores relaciones también le sorprendieron alternando con prostitutas.

6. Lindsay Lohan

Además de sus otros excesos y adicciones, su exnovio Riley Giles reveló en una entrevista: “Definitivamente, Lindsay es ninfómana. Es una salvaje en la cama. Teníamos sexo varias veces al día, y por la noche quería más. Era insaciable. Y con todos los chicos le ocurría lo mismo”. Al parecer su desintoxicación de las dorgas, potenciaba su hipersexualidad e incluso en la clínica donde ingresó, la actriz no dejaba de ligar con otros pacientes, reemplazando una adicción por otra.

7. Hugh Jackman

El actor australiano llegó a declarar en una ocasión que su virilidad y potencia era tal que era capaz de aguantar seis horas haciendo el amor sin parar gracias al sexo tántrico, cosa que le habría provocado una adicción al sexo. Rechazó cualquier tratamiento en una clínica y optó por centrarse en su matrimonio junto a la su mujer, la actriz y productora Deborra-Lee Furness, con quien lleva casado desde 1996.