A Anabel Pantoja le pierde su obsesión por el chocolate

El hambre le crispa los nervios

Está demostrado que Anabel Pantoja no es capaz de afrontar los retos que le plantean en los realities en los que participa, su falta de voluntad y su fuerte adición al chocolate priorizan frente a los deseos de triunfo.

Le ocurrió en "Supervivientes, dejó la isla a las primeras de cambio, y le ha sucedido en “Sola”, que ha abandonado apenas ocho días después de encerrarse en solitario en la casa del programa.

El ansía de comida rompe sus propósitos de concursar hasta el final, el hambre le crispa los nervios, le causa ataques de ansiedad imposibles de dominar. Ella misma reconoce su impotencia, pero este martes, en el plató de “Salvame”, ha hecho la firme promesa de ponerse a régimen y buscar la solución para desligarse de sus ímpetus chocolateros. Difícil de creer a la vista de las circunstancias. Sus propios compañeros desvelaron que Anabel suele llevar siempre en el bolso tabletas de chocolate. Su adición es absoluta. Mucho tendrá que poner de su parte para superarla. El tiempo lo dirá.