Drama en “La Isla de las Tentaciones”: del “me quiero morir” de Melyssa al “doy por terminada mi relación” de Melodie

Melyssa infringe las normas del programa y asalta la villa de los chicos para pedirle explicaciones a Tom

Las primeras hogueras de esta segunda edición del programa fueron de todo menos tranquilas, sobre todo la de las chicas. Una semana ha bastado para que la estabilidad de algunas parejas se tambalee tras ver algunas imágenes, que, objetivamente, no eran para tanto. Parece que los “engaños” y las “deslealtades” estaban más en la cabeza de las parejas que en las propias situaciones vividas en la isla.

Hoguera de las chicas

El programa comenzaba con la segunda parte del ataque de nervios que sufrió Melyssa tras ver como una de las tentadoras chupaba el cuello de su chico. No sabía la pobre sufridora lo que le quedaba por ver: a Tom sintiéndose tan “cómodo” con Luzma y Sandra, que hasta las invitó a que se acostaran en su cama desnudas. Y Melyssa, vuelta al drama, sólo se quería morir.

Mayka por su parte se sintió engañada por Pablo, porque este se divertía en la piscina con Dorothy. ¿Pero a qué han venido al programa? ¿ A meditar?

Melodie también tuvo imágenes correspondientes a su novio al que vio muy “confiado y liberado”. Su cara era un poema cuando descubrió las verdaderas intenciones de Cristian al acudir al programa: “he venido para separarme y no para reforzar mi relación”. Ella no daba crédito y rotunda aseguraba que daba por finalizada su relación.

Y llegó el turno de Marta, que tras observar los devaneos de Lester y en n otra de sus sobreactuaciones, reconocía que no está enamorada del hombre con el que lleva 11 años. Ahí es nada.

La nota romántica de la noche que hizo que los espectadores aun creyeran en el amor la protagonizaron la pareja formada por Inma y Ángel. A los dos se les ha visto estos días muy incómodos en el reality y sin dejar de pensar “pero qué hacemos aquí” asi que Inma, presa de un ataque de ansiedad, después de que el programa no quiso enseñarle imágenes de la experiencia de su novio en la villa de los chicos, provocó que la Penélope Cruz de Montequinto pidiese urgentemente una hoguera de confrontación con Ángel.

Mientras la hoguera de ellas ha sido todo un mar de lágrimas, ellos se mostraron muy tranquilos y confiados de sus respectivas parejas (o eso trataban de mostrar). Excepto Ángel, que se quedó “tocado” tras ver cómo Inma no disfruta de la experiencia y Pablo, que a juzgar por su cara, la actitud de Mayka con los tentadores no ha sido fue de su agrado.

Y llegó el reencuentro de Inma y Ángel consiguió arrancarle una lagrimilla a toda España. Aunque ella le pidió explicaciones por alguno de sus comportamientos, Ángel lo tenía claro: “Yo lo que quiero es estar en casa contigo”. Inma por su parte, le dijo que quería vivir juntos, el matrimonio e incluso, ¡un hijo! Y sí, como era previsible, ambos decidieron abandonar ‘La Isla de las Tentaciones’ juntos y más enamorados que nunca.

Melyssa se escapa de la villa y se “hace" un “¡Estefanía!”

Pero lo más emocionante de la noche aun estaba por llegar. Melyssa, cuál leona encerrada sin poder dormir en toda la noche, no podía sacar de su cabeza las imágenes de su novio “confraternizando” con las tentadoras y urdió un plan para poder pedirle explicaciones. Atravesando la villa sigilosamente, se escurrió cual Pantera Rosa por la puerta de la mansión y, descalza y con los ojos tan hinchados de llorar que aun no sabemos como encontró el camino, apareció cual huracán enfurecido en la villa de los chicos. La imagen era un poco aterradora ( y eso que aun todos tenemos el soniquete del "¡¡¡Estefanía!!! de Cristopher aullando en nuestros oídos): plena noche, los chicos en la sombra del jardín y comienzan a oírse todo tipo de exabruptos contra Tom al que su novia llamó por su nombre y apellidos para que quedara claro que la “visita” sorpresa era para él. El marroquí, alucinando, solo podía repetir: “yo te quiero a ti”, sin mucho poder de convicción a juzgar por los gritos de su novia que continuaba a pleno pulmón llamándole de todo menos “bonito”.

La siguiente escena ya situaba a Melyssa contándole su travesura a sus compañeras y tentadores. Aún no sabemos cómo se las apañó la organización para sacarla de la Villa Montaña. Esperamos que al menos la prestaran unas chanclas para la vuelta.

Pero lo que realmente dejó al espectador y a los tuiteros con la boca abierta fue el adelanto de las imágenes del siguiente programa. Besos y “escenas de cama” que prometen subir la temperatura de la isla.