Teresa Campos comparada con la niña de “El exorcista”

La sobrina de Edmundo “Bigote” Arrocet asegura que la Campos sufre ataques de nervios en los que “se da golpes en la cara”

Si Fiorella, la sobrina de Edmundo “Bigote” Arrocet, no miente, los berrinches de María Teresa Campos podrían equipararse a los brotes demoniacos de la niña de “El exorcista”. Su tío le ha contado que los excesos emocionales de la veterana presentadora eran terribles “y mi tío se marchó harto de que esa señora le humillara.”

Bigote demostraba, según parece, un aguante al límite, hasta, y seguimos confiando en las revelaciones de la sobrinísima, que se cansó de las salidas de tono de su Teresita. Y tomó las de Villadiego, vamos, que salió huyendo de una situación “infernal”, que, precisamente, su familiar califica como lindando con el exorcismo.

Pero una fuente cercana al humorista nos hace llegar que “Edmundo no sabía que Fiorella iba a contar en un plató de televisión este tipo de intimidades y no le ha gustado nada la polémica intervención de su sobrina”. Pero otros rumores apuntan a que sería el mismo a Edmundo el instigador de estas intervenciones para poner e boca de gente de su confianza lo que él no quiere decir personalmente.

El problema en este tipo de historias es que siempre se suman a los protagonistas de las mismas familiares y amigos que cuentan lo que no revelan los personajes principales.

Me asombra escuchar que la Campos se siente siempre en una mecedora cuando le suceden estos ataques de nervios. Y lo más insólito: Fiorella asegura que en esos dramáticos instantes “se pone histérica y se da golpes en la cara”. Una faceta desconocida de María Teresa, a la que veremos este sábado tres de octubre, contar sus verdades y contestar a todos los frentes abiertos contra ella y sus hijas en el “Deluxe”.