Luismi y su deuda con Hacienda: “La tienen tomada conmigo porque da morbo”

En julio de 2018 el mayor desguace de coches de Europa, La Torre, propiedad de Luis Miguel Rodríguez, era declarado en concurso de acreedores

En julio de 2018 el mayor desguace de coches de Europa, La Torre, propiedad de Luis Miguel Rodríguez, era declarado en concurso de acreedores. El motivo: la deuda acumulada con la Agencia Tributaria de casi 22 millones de euros y de 1,3 millones con la Seguridad Social.

En este tiempo salió a subasta su casa familiar de Torrejón de Velasco: «Yo quería que alguien la hubiese comprado, pero nadie pujó y ahí vive mi ''socia''». También le subastaron cuatro parcelas y él, por propia iniciativa y para acelerar el pago de la deuda, vendió una colección de 35 automóviles antiguos, incluido un camión de Franco, «pero el coche blindado de José María Aznar contra el que ETA atentó me lo he quedado».

Y con esa intención de conseguir dinero, estos días está tratando de vender una bodega. «Yo el dinero que he ido ganando me lo podía haber gastado en un barco, pero me lo he gastado en empresas y cosas que creía negocio. Yo estoy todo el día en el desguace, no sé hacer otra cosa que trabajar».

Luis Miguel, alias «Luismi», sospecha que si no hubiera adquirido fama por haber sido novio de Carmen Martínez-Bordiú y de Ágatha Ruiz de la Prada, ahora sería un empresario deudor, como los 3.930 que recoge este año la lista de morosos publicada por la Agencia Tributaria, pero lo sería en el anonimato, como tantos otros, y no como Neymar –34,6 millones de euros– o Mario Conde –8,3 millones–, que son tan mediáticos.

El jueves por la tarde nada más terminar de hablar conmigo, Luis Miguel Rodríguez se reunía con sus abogados para que le explicasen el motivo por el que figuraba en la lista de morosos que publica anualmente Hacienda.

El empresario no entendía que el año pasado no figurase en ella y en 2020 sí, cuando Desguaces La Torre lleva dos años intervenida y con un administrador concursal, Ubsolvia SLP, puesto por el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, que es quien está al frente de las cuentas de la empresa.

Tampoco, entiende por qué la deuda se ha incrementado un millón más. «No sé por qué me sacan ahí. Como hay morbo pues me incluyen, así hay de qué hablar, y no de otras cosas políticas. Estoy en concurso de acreedores y de mí no saben nada todavía. ¿Qué quiere que haga? ¿A quién me quejo, a Hacienda? Pues mejor no. Yo tengo esa deuda desde hace dos años y el año pasado no estaba incluido en la lista. ¿Por qué este sí y encima me aumentan un millón más? Pero si yo no puedo deber más porque llevo dos años en concurso y desde entonces se está pagando todo al día». Por cierto, un detalle, cuando lleguen al final de la entrevista, Luis Miguel habla de la madre de sus hijas y lo hace en presente, «mi mujer», sin ex: «Es que me llevo muy bien con ella y también la llamo ''socia". Yo a las mujeres las trato muy bien, por eso tienen un buen recuerdo mío. El jueves Ágatha me defendió en televisión».

–¿Cuál es la situación actual de su deuda?

–Yo estoy negociando ahora con Hacienda. Estoy llegando a un convenio con ellos y ahora pagaré una parte y la otra la dejaré aplazada a un tiempo e iré pagándola a plazos.

–¿Cuándo saldará la mayoría de la deuda?

–Antes de que finalice el año tengo que pagar una parte. Puede que sean unos diez millones y que deje aplazados once. Pero aún no lo sé. En octubre lo sabré.

–¿Cómo acumuló una deuda tan grande?

–La mitad son de intereses.

–Su negocio es uno de los más potentes de Europa. ¿Qué le pasó, se le olvidó pagar la Seguridad Social?

–Pues sí, se me olvidaba. Además hice una ampliación de las instalaciones y construí el museo de coches antiguos y dejé ahí un poco y la deuda creció. Empleé el dinero que tenía para los impuestos en otras cosas.

–¿Por qué figura en la lista de morosos usted y su exmujer no?

–A ella no la ponen porque la tienen tomada conmigo. La deuda la tiene Desguaces La Torre. La empresa es de mi mujer y mía, nosotros no tenemos esa deuda, la tiene La Torre. Me llevo muy bien con ella, nos separamos hace tiempo pero nos vemos todos los días y hablamos constantemente porque trabajamos juntos, es mi socia.

–¿Cuántos empleados tiene?

–Unos quinientos.

–¿Nunca han dejado de cobrar sus nóminas?

–Nunca. Y durante el confinamiento por la Covid hubo un ERTE durante dos meses, pero el resto cobra su sueldo todos los meses.