Claudia Osborne: «Me da pena ver relaciones tóxicas como algunas de ''La isla de las tentaciones'' »

La hija de Bertín Osborne ha presentado el libro “Lo mejor de ti”

Claudia, la tercera hija de Bertín Osborne, fruto de su primer matrimonio con Sandra Domecq, debuta como escritora de la mano de Planeta con un libro lleno de autoconocimiento y amor que ayudará al lector a aprender a ser más consciente de sus emociones y sentimientos. Tal y como afirma la protagonista, «la felicidad está íntimamente unida a la consciencia, solo desde ese plano podremos lograrla. El arte de conocernos y cuidarnos es lo mejor que podemos hacer por nuestra felicidad».

Con motivo del lanzamiento de «Lo mejor de ti», LA RAZÓN ha hablado con su autora. «La idea de escribir un libro surge a raíz de llevar un año ejerciendo como ''coach'' y darme cuenta de que todas las personas que acudían a mí tenían baja autoestima. A medida que se iban conociendo más a sí mismas, mejoraban muchísimo. Me pareció una buena idea escribir un libro simulando el mismo proceso que hago en mi despacho y acercarlo a la gente que no puede contar conmigo, pero que sí quieren iniciar el camino», relata.

–¿El apellido Osborne le ha ayudado a dar el paso?

–Supongo que sí. Ayuda siempre. Es como tener un altavoz, y cuando tu propósito es llegar a cuanta más gente mejor para ayudarla... Por supuesto, creo que me ha ayudado mucho y estoy muy agradecida.

–Todavía existe una especie de estigma social sobre la salud mental...

–Estoy de acuerdo. Creo que está superestigmatizado el pedir ayuda psicológica porque aún hay personas que piensan que es de débiles necesitar que alguien les ayude a gestionar un cambio, una pérdida... Es un lastre que viene de la educación de nuestros padres y abuelos, pero es algo que está cambiando. Y creo que ha sido a raíz de la pandemia, porque ahora hay mucha gente que me está contactando para empezar un proceso porque quieren conocerse y aprender a ser felices... Se han dado cuenta de que encerrados en casa ya no pueden depender de cosas externas para ser felices, tienen que aprender a ser ellos mismos. Existe el estigma, pero cada vez es menor. Nos estamos dando cuenta de que la salud mental es igual de importante que la salud física. Si cuando tenemos una dolencia física vamos al médico, cuando sufrimos una dolencia mental también hay que acudir a un profesional. ¿Qué hay de malo en pedir ayuda en ese sentido?

–¿Por qué es tan importante el autoconocimiento?

–El amor propio se fomenta con el autoconocimiento. Cuanto más te conoces, más confías en ti. Sabes cuáles son tus luces y tus sombras, y esa confianza se traduce en amor propio.

–En su libro habla de relaciones tóxicas... ¿Por qué caemos en ellas?

–Cuando te relacionas tóxicamente o con personas tóxicas, es una clara falta de amor propio y autoestima.

Actualmente contamos en televisión con un ejemplo claro de relaciones poco sanas basadas en los celos y la desconfianza. Es el caso de «La isla de las tentaciones», en el que parejas como las de Marta y Lester o Melyssa y Tom evidencian este tipo de toxicidad, sobre la que la autora también habla en su libro: «Es alucinante. Me da mucha pena ver eso, personas que están todavía atrapadas en conductas tóxicas, en mecanismos de defensa y que no pueden ser felices. Pero a la vez pienso que llegará el momento en el que lo trabajen y sean capaces de superarlo».

–¿Es sano que se muestre en público este tipo de relaciones?

–Habrá mucha gente a la que le abra los ojos y otra que se sienta identificada y lo normalice. Habrá un poco de las dos cosas.

Pero el libro de Claudia Osborne no solo ayuda al lector, sino que además descubre aspectos de la vida de la hija del presentador desconocidos hasta el momento. La «coach» trata temas tan delicados en su vida como el sufrimiento de su madre, embarazada de ella, tras la separación de Bertín Osborne en 1989; su fallecimiento, siendo ella una niña, en 2004; el trastorno alimenticio que sufrió entonces, así como distintas viviencias sentimentales de su vida que la sumieron en dos depresiones. «La razón por la que tomé la decisión de abrirme de esta manera es porque creía que era importante dar un testimonio en primera persona», confiesa.