Miguel Bosé y Nacho Palau se ven las caras ante el juez por sus 4 hijos

En los juzgados de Pozuelo de Alarcón la ex pareja intercambió sus tradicionales papeles: el artista entró por el garaje y Palau atendió a la prensa. Bosé está demandado por el escultor por filiación y reclama que mantengan sus lazos familiares y tengan las mismas oportunidades ante las diferencias económicas entre ambos progenitores.

Miguel Bosé rechaza la mascarilla "obligatoria y sin excusas", aunque defiende excepciones con "ancianos o sanitarios"
Miguel Bosé, en una imagen de archivo recientemente EUROPA PRESS 21/07/2020 EUROPA PRESS

El proceso fue iniciado por el que durante 26 años fue el novio secreto del cantante quién, tras la ruptura de la pareja y la separación de los cuatro hermanos, presentó una demanda de filiación a miguel Bosé con la intención de pedir el establecimiento de medidas paterno filiales de hijos no matrimoniales. La intención de Palau es que los hermanos crezcan como tal en la residencia de Somosaguas del artista de modo que mantengan sus lazos familiares y tengan las mismas oportunidades ante las diferencias económicas entre ambos progenitores.

A los juzgados de Pozuelo de Alarcón han llegado los cinco testigos que han presentado las respectivas defensas de la ex pareja, entre ellos, la abuela de los menores. Ha sido ella, la madre de Palau, quién ha asegurado “no ha habido ningún encuentro entre ellos (Bosé y Palau). Hemos declarado y ya está”. Según ha trascendido, mientras Palau no ha tenido inconveniente en mostrarse ante la prensa, el cantante ha utilizado un acceso por el garaje subterráneo para evitar ser fotografiado.

Foto de los cuatro hijos de Miguel Bosé y Nacho Palau, juntos
Foto de los cuatro hijos de Miguel Bosé y Nacho Palau, juntosInstagram

Biológicamente, Diego y Tadeo son hijos de Miguel Bosé , mientras que Ivo y Telmo lo son de Nacho, y aunque el proceso de gestación subrogada fue financiado por el artista, según Bosé “nunca hubo intención de formar una familia”, motivo por el cual no llevan los apellidos de ambos. Los primeros viven en Mejico en una de las urbanizaciones más lujosas de la capital azteca, y los pequeños en un pueblo de Valencia pasando apuros económicos. «Cada vez que los cuatro niños se juntan son inmensamente felices»-dice Palau que no considera justo que sus hijos biológicos no tengan las mismas oportunidades que los de Bosé.

La vista oral del juicio estaba prevista para el 24 de marzo en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Pozuelo de Alarcón (Madrid), pero el estallido de la crisis del coronavirus también dejó en cuarentena la actividad judicial en España. Finalmente hoy, lunes 19 de octubre se han visto las caras en un juicio que, por sus particularidades, sentará precedente en la jurisprudencia española en cuanto a la custodia de hijos no matrimoniales.