Jedet: “Mi obsesión por la belleza es una cárcel. Es horrible”

La protagonista de la serie ‘Veneno’ se ha sincerado en una entrevista con Amarna Miller y confiesa su obsesión con el físico

Jedet durante su entrevista en "Este es el mood"
Jedet durante su entrevista en "Este es el mood" FOTO: Badoo

Jedet, la protagonista de ‘Veneno’, está viviendo gracias a la serie de éxito, uno de sus mejores momentos profesionales. Y aunque es toda una referente para muchos jóvenes, en muy contadas ocasiones habla de su vida privada... hasta ahora. Jedet se ha sincerado con Amarna Miller en ‘Este es el mood’, el formato de entretenimiento de Badoo que pone sobre la mesa y da voz a temáticas de interés.

Durante una entrevista muy personal, Jedet confesó que sus impresiones sobre el desamor y sus experiencias amorosas, pero también desvelo su obsesión por la belleza. Preguntada sobre sus referentes y si llega a considerarse un modelo a seguir para otras personas, la artista es tajante: “Espero que no. Me considero una víctima muchas veces. Siento que estoy encerrada en una cárcel que me he creado a mí misma, estoy obsesionada con la belleza. Es horrible. Me gustaría que no me siguiesen en eso, que la gente se sienta cómoda teniendo granos, sin depilarse, sin arreglarse. Yo no puedo, estoy enferma. Yo necesito la belleza para pisar fuerte. Es triste necesitar tantas cosas para sentirte bien contigo en relación al físico”.

Entrevista a @JEDET OFICIAL: "No puedes ser feminista si excluyes a las trans" #EsteEsElMood

No me permito verme una arruga, pero sí soy capaz de ver la belleza en las arrugas de los demás. Me gustaría ir desprendiéndome de esas cosas, llegar a mis 50 años siendo capaz de tomarme unos boquerones en Cádiz con un moño y mal teñida, sin hacer dieta y sin pesar el brócoli por miedo a engordar cinco gramos. Es una cárcel”, reconoce.

La fama ha llegado a Jedet en un corto periodo de tiempo, sin embargo ella no se considera famosa. “Vivo en el mismo piso de estudiantes en el que estaba, compartiendo con mis mejores amigas. Visto de Primark y llevo un bolso de Gucci. Ahora me siento feliz, en el sentido de que vivo de lo que me gusta y no tengo que depender de un trabajo para invertir ese dinero en mi arte. Me llegan proyectos y puedo descartar los que no me gustan”.