La crónica de Lomana: La verdad que nadie esperaba sobre Nacho Palau, ex de Bosé

Nunca debemos olvidar que fue Palau quien se llevó a sus dos hijos biológicos, separándolos de los que ahora reclama judicialmente que sean tenidos como hermanos

Thumbnail

Ante la visita de Lola, la madre de Nacho Palau, a “Sálvame Deluxe” quiero recordar la crónica que escribí hace unos meses. En algo me mantengo firme, un asunto judicial no se resuelve en un plató de televisión.

En octubre asistimos, a través de los medios de comunicación, a un juicio muy mediático, y no solo por uno de los protagonistas, Miguel Bosé, persona y artista muy querido y reconocido en nuestro país, si no porque se va a sentar jurisprudencia al respecto. En este juicio, Nacho Palau, su pareja durante 20 años, se aprovecha de la discreción de Miguel, que nunca ha hablado ni hablará porque no es su estilo y, como él dice siempre, «mi carrera es pública, pero mi vida, no». Yo defiendo el derecho a la privacidad de Miguel, él nunca ha vendido su vida, pero en este caso creo que le perjudica. Es muy injusto que, de cara a la opinión pública, el hecho de que no se pronuncie acabe suponiendo que Nacho es el perjudicado sin que se conozcan los pormenores del asunto.

Nacho Palau a la entrada de los juzgados de Pozuelo de Alarcón
Nacho Palau a la entrada de los juzgados de Pozuelo de AlarcónRuben mondeloLa razon

Nacho ha vivido como un rey durante muchos años con Miguel, sin ningún trabajo que se le haya conocido. En realidad, nunca ha querido trabajar, eso ya lo hacía Miguel. Ahora, Nacho reclama que se reconozca la condición de hermanos de esos niños. Dos son biológicamente de Miguel y los otros dos, suyos. Resulta extraño que ahora, en un juicio mediático, reclame la condición de hermanos cuando fue él quien los separó sin ningún miramiento y se los trajo a Valencia mal aconsejado, probablemente, por alguien que le convenció de que Bosé soltaría toda la pasta del mundo con tal de que los chicos no fuesen separados. Pero se equivocaron. Quizá quiera recuperar el estatus de su vida perdida. Nunca debemos olvidar que fue Palau quien se llevó a sus dos hijos biológicos, separándolos de los que ahora reclama judicialmente que sean tenidos como hermanos. Lo reprochable es que si son hermanos porque han vivido como tal, lo que tendría que haber hecho es irse él de la casa dejando a los niños juntos y reclamar luego lo que estimara conveniente. De esta manera les habría evitado una situación traumática como la que denuncia, que ha sido creada por él y sus intereses.

Miguel Bosé, con sus hijos Tadeo y Diego, en la premiere de Godzilla, en Hollywood
Miguel Bosé, con sus hijos Tadeo y Diego, en la premiere de Godzilla, en Hollywood

Todo esto nos lleva a sospechar que Nacho tiene a los niños como moneda de cambio para conseguir sus objetivos, a Dios sabe qué costo, y la posibilidad de que los cuatro niños vivan juntos. El bienestar de estos niños, la posibilidad de educarlos en las mejores condiciones está por encima de todo y es Palau el que ha provocado esta separación con el único objeto de reclamar prebendas por un «divorcio».

En este momento, Nacho vive con su madre y los dos niños cerca de Valencia, en una casa estupenda que es de Miguel. Incluso los muebles que tienen son de la casa de la finca de Badajoz de Miguel. Él nunca ha sacado esto a colación porque no le parece ni elegante ni educado, pero ni Nacho ni su madre, que hace mucho tiempo que disfruta de esa casa, lo agradecen ni lo cuentan.

Foto de los cuatro hijos de Miguel Bosé y Nacho Palau, juntos
Foto de los cuatro hijos de Miguel Bosé y Nacho Palau, juntosInstagram

Los cuatro niños están muy bien y felices, hablan casi a diario y son conscientes de la situación en curso en la que se decidirá qué relación vayan a tener. El tiempo pone todas las cosas en su sitio y espero que a las personas, también. Miguel Bosé sigue donde siempre estuvo, en su casa de México con sus hijos, no fue él quien separo a los niños.