Un nuevo bebé para Paloma Cuevas

Un biberón, un mensaje y... la imagen más tierna de la ex mujer de Enrique Ponce

Paloma Cuevas por las calles de Madrid
Paloma Cuevas por las calles de MadridGSRGTRES

Puede que eche de menos tener un bebé en casa. Dicen que a ciertas edades, con los hijos ya casi criados, muchas madres se replantean ser madres de nuevo, por eso de que los niños crecen muy rápido y les invade la nostalgia.

Y es posible que Paloma Cuevas haya sentido eso en el algún momento. Pero, probablemente, de ser así, fuera años atrás, y no ahora. Separada recientemente de Enrique Ponce y en pleno proceso de negociación de los términos de la custodia y el reparto de bienes, Cuevas, de 48 años, anda centrada en sus hijas, que aunque ya son mayores, siguen siendo lo suficientemente pequeñas como para estar aún muy pendiente.

De hecho, dicen quienes la conocen que vive por y para ellas. Su colegio, sus clases extraescolares, sus actividades de ocio... Además, ahora, con el divorcio, Paloma, de 12 años, y Bianca, de 8, necesitarán quizá más atención que nunca. Entre ellas y sus padres, a quienes también está especialmente unida, Paloma se divide el tiempo, encontrando aún así momentos para estar con sus amigas, en quienes también se está apoyando mucho estos meses. Es habitual, por ejemplo, que meriende con Margarita Vargas, mujer de Luis Alfonso de Borbón.

Pero hay más. Hace unos minutos, colgaba video muy tierno en Instagram, en el que aparece con un bebé... pero cachorro. Un perro al que da el biberón y que, según se deduce, podría haber entrado en casa para aumentar la familia y ser la mascota de sus hijas. Hermanitos, no, pero un perrito siempre es bienvenido.

Eso sí, ahora toca dedicarle tiempo también. Como ella misma dice en los hashtags que acompañan al video, biberón cada tres horas, mucha ternura y a criar a un nuevo bebé.