Halloween en la Moncloa: Sánchez se disfrazará de Frankenstein, dicen

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, interviene durante la presentación de las claves de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) 2021 antes de la celebración del Consejo de Ministros, en la sala Tapies de Moncloa, en Madrid (España), a 27 de octubre de 2020. 27 OCTUBRE 2020;SANCHEZ;PABLO IGLESIAS;PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO Moncloa 27/10/2020Moncloa Moncloa

Halloween es la fiesta más celebrada en la Moncloa porque, como es bien sabido, su huerto es fértil en calabazas, pero no se atreven a decorar todo el exterior del palacio con ellas por si a Pablo Casado se le ocurre decir que ahí están las cabezas de los expertos del Gobierno. Semana ajetreada eligiendo disfraces. Parece que, en un principio, Iván Redondo propuso, por aquello de la unidad, unidad, unidad, ir de Familia Adams, que es la plurinacionalidad en negro y la unión en la singularidad, pero en seguida saltó Carmen Calvo con que ella quiere ir de Maléfica porque es de Cabra y los cuernos retorcidos de la bruja le recuerdan a las cabras de su tierra, y en tema de cuernos ella es muy suya, no como la ambigua Irene Montero: desde que confesó que ella se mete en la cama con quien le da la gana, tiene muy descolocado al personal y un poco mosca a Pablo Iglesias. Cuando se dicen esas cosas, conviene concretar. En fin, cuentan que la susodicha Irene va ir de la Niña del Exorcista, Pablo de Conde Drácula ansioso de sangre azul, Nadia Calviño de bruja sin escoba, María Jesús Montero de Manostijeras, Grande Marlaska de Monstruo Verde (verde guardia civil), Yolanda Díaz de Esqueleto ERTE, Salvador Illa de Freddy Kruger, Manuel Castells de Casper, Alberto Garzón de Chucky, Isabel Celáa de Grinch y José Luis Ábalos de zombi de aeropuerto. Lola Delgado quiere convencer a Juan Carlos Campo para ir ambos de Gemelas de «El resplandor» y el resto del Gobierno no tiene aún decidido su disfraz, aunque se rumorea que Uribes podría ir de Torero Sangriento y Arancha González Laya de Vampiresa Veneciana.

Naturalmente, Él se ha reservado el disfraz de Frankenstein y se dice que Iván Redondo, que irá de Harry Potter o de Muñeco Vudú, le ha comentado que sería muy original y propio ir a Génova y llamar a la puerta del PP con el «truco o trato», a ver si caen caramelos o el pacto para el Consejo General del Poder Judicial y el Estado de Alarma hasta el 2023. Por cierto, cuentan que Pablo Casado ha recomendado que el PP huya de los disfraces y las celebraciones paganas. Quizá piense que un político disfrazado es una redundancia.