Tamara Falcó, posible asesora olfativa de Sánchez

Tamara Falcó en 'El Hormiguero'.El Hormiguero

Tamara Falcó, quizá animada por las constantes alusiones del vicesegundo a las cloacas del Estado, se decidió por fin a descender al subsuelo y viajar en el metro madrileño, donde descubrió que el olor a sobaquillo puede con su mascarilla con doble filtro. En seguida declaró: «He ido en metro y creo que deberían ventilarlo porque huele». Aparte de que no se puede consentir que la marquesa más televisiva de España, y quizá del mundo, tenga que viajar con la nariz arrugada por los efluvios corporales de los usuarios del transporte público, habría que considerar la posibilidad de que Tamara poseyera las capacidades olfativas de los perros que los italianos emplean en los aeropuertos para detectar el coronavirus, y en tal caso su labor en la lucha contra la pandemia sería inestimable, sobre todo si se descubre que su facultad es genética y también la posee su madre, Isabel Preysler. Ahí es nada: el test Falcó-Presyler funcionando en botellones sociales tipo la Gala de la Cruz Roja en Mónaco o el Reguetón contra el Hambre en Marbella.

La ventilación es, según el decir de muchos epidemiólogos, básica para evitar los contagios, pero por si las autoridades del metro no acaban de caer en ello, bueno sería que Tamara, si decide repetir su aventura viajera, se echara al bolso un poco de incienso junto al catecismo, la Biblia y el rosario que lleva siempre.

La Santa Madre Iglesia lo ha utilizado desde hace siglos para combatir los malos olores en las catedrales abarrotadas, véase el botafumeiro de Santiago de Compostela. Además, Pablo Motos podría crear en su programa del Hormiguero una nueva sección para Tamara: «Te cantan los pinreles, cielo». Y la imagen de la marquesa de Griñón dándole al incensario en la estación de Serrano sería una portada impagable para «Hola» en noviembre, cuando va a recibir oficialmente el título de marquesa de Griñón.

En fin, después de que el Papa le advirtiera de que las ideologías las carga el diablo, o sea, que sectarizan y deconstruyen una barbaridad, cuentan que Él, en la próxima reunión con Bildu, ERC, JxCat, BNG, Compromís, CUP, Más País, etc., podría comenzar diciendo: «Hasta aquí hemos llegado. ¿Estamos a sectas o rolex?». Eso y nombrar asesora olfativa a Tamara para que le diga cada día a qué huelen las nubes.