Lo que ahorra Doña Letizia en vestuario

Hasta casi 40.000 euros podría haber ahorrado la Reina en vestuario en lo que va de año

A Doña Letizia no le han tocado tiempos fáciles para ser Reina. Del cuestionamiento de la institución que se está haciendo desde diversos sectores de la sociedad a las crisis económicas que le han tocado vivir, su paso por Zarzuela no está siendo un camino de rosas. Pero tanto ella como Felipe VI han decidido coger el toro por los cuernos e intentar actualizar la institución, ya sea con gestos como la transparencia que han asumido en sus cuentas, o con guiños a colectivos olvidados en otros tiempos.

Consciente de esta realidad, Doña Letizia ha tratado de crear un lenguaje con su vestuario gracias al cual no le hace falta decir ni una palabra para que todos sepamos qué opina la Reina. Y este año, quizás más que ninguno, queda clara su solidaridad y cercanía con el sufrimiento que ha supuesto la pandemia de la COVID-19 y ha decidido que no es el momento de renovar el armario. Ante una crisis como la que estamos empezando a vivir y parece que se avecina, desde Zarzuela han optado por recurrir al amplio guardarropa que posee para evitar mostrar una imagen de dispendio que podría generar cierto malestar en un momento en el que todo el mundo apuesta por ajustarse el cinturón.

Así pues, la última vez que le hemos visto estrenar un conjunto de ropa fue este verano en Ibiza donde escogió para pasear por sus calles un vestido de 150 euros. Esa fue, además, la pieza más cara que llevó tanto para sus vacaciones como para la ruta estival por las Comunidades Autónomas. Fue en ese momento donde quedó claro que se decantaba por recuperar diseños antiguos. De hecho, si contamos todas sus apariciones públicas durante julio y agosto, la Reina invirtió «solo» 608,84 euros, lo que supondría una media de 33 euros por aparición. Únicamente estrenó un vestido, además de en la ya mencionada Ibiza, en Mallorca, Santiago de Compostela, Aragón, Cuenca, Andalucía y Canarias.

Según las cuentas de la Casa Real, la asignación económica de Doña Letizia para este 2020 ascendía a algo más de 136.000 euros. En 2019, solo la factura en ropa superó los 70.000, una cantidad relativamente modesta si se la compara con otras royals europeas. Este año apuntaba grandes momentos de moda, como pudimos ver el pasado enero en la Pascua Militar y donde lució un espectacular vestido azul con gran apertura en la pierna. Pero la llegada de la pandemia dio al traste con citas ya confirmadas como el viaje oficial a Estados Unidos, que podía haber sido la gran apuesta en vestuario de Letizia al batirse en duelo con Melania Trump en la Casa Blanca. El año pasado, por ejemplo, cautivó en Marruecos con un vestido de Carolina Herrera que superaba los 7.000 euros y otro de Felipe Varela de más de 4.000, y lo mismo sucedió en su visita a Japón y Corea, con piezas que fueron desde los 339 € del vestido de Matilde Cano a los 6.500 del modelo fucsia de Carolina Herrera o los 1.900 euros del diseño de Temperley Lodon con el que conquistó Corea.

Pero la COVID-19 ha cambiado el calendario real. Así, Doña Letizia ha visto como se cancelaban actos a los que era fiel, como la Misa de Pascua, el Día de las Fuerzas Armadas, los actos de los Premios Princesa de Gerona o el concierto de los Princesa de Asturias. Solo en estas citas invirtió casi 7.000 euros en 2019.

Fondo de armario

Para los que sí se han celebrado, la Reina ha optado por rescatar clásicos de su armario, evitando así lo que podría considerarse un gasto innecesario en tiempos difíciles. Por ejemplo, si en 2019, en la inauguración de la temporada del Teatro Real estrenó un vestido de Lolali de 280 euros, este año decidió recurrir a un look con el que ya le habíamos visto firmado por Carolina Herrera que en su día costó 900 euros. Para acudir a la reunión del Patronato del Instituto Cervantes recuperó una de su faldas favoritas de Hugo Boss, mientras que el año pasado lució un diseño de Juan Duyos valorado en 4.000 euros. La misma cantidad costó el diseño de Felipe Varela para el 12 de octubre de 2019. Este año, en cambio, la vimos con una creación del mismo diseñador que estrenó en su viaje a Japón en 2017 (975 € el abrigo y 600 € el vestido). En los Princesa de Asturias sustituyó a su diseñador de cabecera por el Delpozo (2.500 €) que estrenó en 2017, y en la recepción a los premiados llevó el Carolina Herrera de flores (475 €) con el que acudió a la inauguración de una exposición de Sorolla en Londres en 2019. El año pasado, en cambio, la vimos con un Pertegaz de 1.100 euros. De esta manera, en estos cinco compromisos oficiales Doña Letizia habría ahorrado casi 16.000 euros.

Comparando por tanto 2020 con 2019 y conscientes de que la Reina canceló casi toda su agenda en el primer semestre del año; teniendo, además, en cuenta que se la han cancelado compromisos importantes como el viaje oficial a Estados Unidos, el cumpleaños de la Reina Margarita de Dinamarca (a la que solo le enviaron un video felicitación) o la boda de Teodora de Grecia, prima carnal de Felipe VI, doña Letizia habría conseguido ahorrar (o dejar de gastar) este año una cifra que podría rondar los 70.000 euros e incluso llegar a los 70.000 del años pasado, lo que deja bien claro hasta donde llega su compromiso con la situación actual del país. Sobran las palabras.