El desahucio de los Franco: 50 camiones para vaciar el Pazo de Meirás

El próximo día diez los nietos de Franco entregarán las llaves del pazo a Patrimonio Nacional. Lo han disfrutado durante ochenta años

Carmen Polo, viuda de Franco, su hermana Isabel (detrás), acompañada de su yerno el Marqués de Villaverde (dc), con sus bisnietos Franciso y Alfonso (delante), y sus nietos, Merry, Jaime y Arancha que sujeta al bisnieto más pequeño Francisco de Borja; observan la llegada del helicóptero que lleva a los Reyes al Pazo de MeirásEfe

Se están ultimando los detalles para vaciar el Pazo de Meirás. El plazo expira el 10 de diciembre. «La mudanza es inminente. Puede ser mañana o en cuatro días. La jueza del juzgado de primera instancia, a petición de la abogacía del Estado, ha decidido que se ejecute provisionalmente la devolución del pazo. Los herederos lo van a vaciar porque lo que hay dentro es propiedad de la familia», asegura el entorno de los Franco. Saben que es inminente, pero reconocen que serán necesarios entre treinta y cincuenta camiones de mudanza o los necesarios para trasladar los enseres del palacio gallego y construcciones anexas.

En unos días los nietos de Franco entregarán las llaves del pazo que han disfrutado durante ochenta años a Patrimonio Nacional. El Estado se encargará de su mantenimiento y decidirá cómo gestionarlo e integrarlo en la lista de bienes de Patrimonio, donde se encuentran el Palacio de La Granja o El Palacio Real de Madrid.

Los siete nietos de Franco saben que no es un traslado fácil por la gran cantidad de piezas de valor y necesitan personal cualificado para manipularlo. Cercanos a la familia aseguran que hay «objetos de muchísimo valor, cristalerías, cuadros, tapices, armas, bargueños, trofeos de caza y cuadros de Álvarez de Sotomayor o Zuloaga». Sin olvidar las dos esculturas en piedra del maestro Mateo, que formaron parte del conjunto escultórico del Pórtico de la Gloria. Y que, según el alcalde de Sada, Benito Pórtela, «deben comunicar a la Xunta qué harán con ellas porque el Ayuntamiento de Santiago ha retomado las acciones judiciales para la recuperación de las estatuas, que esperemos sean devueltas al patrimonio público por justicia. Además, son BIC desde el año pasado, lo que obliga a determinadas cautelas». De ahí la cantidad de camiones de mudanza implicados en el desalojo del palacio. Aunque es verdad que en los pisos superiores y en el área destinada al servicio hay enseres comunes que no necesitan tanto miramiento, como el sofá mullido donde tirarse a ver la televisión y alguna mesita infiltrada de Ikea. El destino de todas esas maravillas es incierto porque, aunque llevan años en litigio por la propiedad del pazo, lo cierto es que a los herederos de Carmen Franco les ha sorprendido la rapidez con la ejecución provisional de la sentencia, «algo que no suele pasar porque se arriesgan a que la propiedad tenga que ser devuelta a los herederos, con el consiguiente gasto que eso supondría, ya que una mudanza de este tipo es muy costosa», nos indican.

El Pazo de Meirás con las pancartas desplegadas para reivindicar la propiedad pública de este inmueble en una acción realizada por miembros del BNG BLOQUE NACIONALISTA GALEGO (BNG)

Herencia en «pro indiviso»

Ellos, los Martínez-Bordiú Franco, han presentado recurso ante la Audiencia Provincial y litigarán hasta agotar las vías judiciales. Al parecer los siete hermanos se llevan «fenomenal» y actúan como los mosqueteros, todos a una. Se reúnen con regularidad para resolver sus cuitas y ahora han debatido sobre qué hacer con los enseres de Meirás. Los hijos de Carmen Franco establecieron que todos los bienes singulares que heredaron fueran de todos. Por ejemplo, las estatuas del maestro Mateo las tienen en «pro indiviso», cada uno tiene una séptima parte de propiedad. Sada es una villa marinera coruñesa, a 38 kilómetros de la ciudad natal de Francisco Franco, Ferrol, donde los herederos conservan la casa donde nació su abuelo, que está cerrada y nunca habitan, y también poseen la tumba de la familia Franco Bahamonde en Catabois, el cementerio municipal. Aunque Ferrol cuenta con playas y marcos incomparables, Franco prefirió hacerse, a instancias del empresario Barrie de la Maza, con un pazo en Sada, que cuenta con ocho palacios, siendo el de Meirás el único visitable.

El ayuntamiento de Sada pidió un convenio entre administraciones, Estado, Xunta, Concello y Diputación de A Coruña, para la gestión integral del pazo y, mientras se aclara todo, se ofrece a gestionar las visitas, de las que hasta ahora se ocupaba la Fundación Francisco Franco: «Carmen Franco nos pidió hace unos años que nos ocupásemos de las visitas, que siempre tenía lista de espera. A todos nos ha sorprendido la prisa por devolverlo», afirma el responsable de la fundación, Juan Chicharro, que añade que «lo que quieren es hacerse la foto». El alcalde de Sada quiere abrir el pazo «como centro de recuperación de la memoria histórica y democrática, así como centro de estudio de la vida y obra de Pardo Bazán» y entonces los curiosos podrán ver el dormitorio de Franco con vistas a la capilla, igual que Carlos V en el palacio de Yuste, que podía seguir misa desde la cama.