Los Rivera Ordóñez anuncian acciones legales contra Isabel Pantoja

La tonadillera es, desde que denunció el robo en Cantora, la depositaria y responsable del buen estado de aquellos efectos personales que se negó a entregar a los hijos mayores del torero. Ahora, tras la confesión de Kiko Rivera, los Rivera Ordóñez, emprenden acciones civiles para recuperarlos.

El abogado de los hermanos Rivera Ordóñez, Joaquín Moeckel, acaba anunciar que se van a interponer acciones civiles para recuperar los objetos que pertenecen a sus clientes y que obran en poder de Isabel Pantoja en Cantora. Según el letrado van a seguir con la ejecución de una sentencia judicial que no se cumplió.

Las declaraciones de Kiko Rivera, realizadas el pasado viernes en Telecinco, en las que ha asegurado que su madre tiene en su poder todos los trajes de luces y otros efectos personales de Paquirri que reclaman, desde hace 36 años sus hermanos, han tenido consecuencias legales. Pantoja tendrá que devolver lo que reclaman sus hermanos, por las buenas o por las malas.

EL TORERO FRANCISCO RIVERA "PAQUIRRI" Y LA CANTANTE ISABEL PANTOJA EN SEVILLALA©KORPA

El letrado ha asegurado que, si bien, la vía penal ha prescrito, la civil no. “Si no los devuelve estaríamos ante un delito de desobediencia judicial que se hace de la sentencia que la condenaba a entregar los bienes”.

Todas las cosas de Paco están en su cuarto de soltero en Cantora

Pero, a pesar de la conmoción que ha provocado la revelación de Kiko Rivera, hay muchas personas que sabían que estos objetos estaban en Cantora. Allí, en la habitación de soltero de Paquirri, están desde 1984, sus trajes de torear y de calle, colgados en dos enormes armarios de cuatro cuerpos con altillo. Trabajadores de la finca y otras personas cercanas a Isabel Pantoja conocían su existencia. Pero es más, incluso la Guardia Civil de Medina Sidonia, sabía lo que se ocultaba en la habitación del torero.

Y es que, según un atestado de la Guardia Civil, hay constancia desde hace treinta años que los objetos personales de Paquirri, que en el reparto correspondieron a los hijos mayores del torero, se encuentran en Cantora. Se sabe desde que se dictara sentencia en el juicio que enfrentó a Carmina con Isabel Pantoja y que ganó la primera esposa del torero.

Cayetano Rivera y su madre, Carmen Ordóñez, en la primera boda del torero con Blanca Romero, en Gijón

Como ya expliqué hace años, cuando llega la Guardia Civil a Cantora para ver si esos objetos existen, se encuentran que, exceptuando tres o cuatro cosas de escaso valor y así consta en el atestado, está todo ahí. Desde entonces, los bienes están bajo la responsabilidad y tutela de Isabel Pantoja, siendo la viuda la responsable de que se mantengan en buen estado.

La guerra judicial de Carmina e Isabel por el legado de Paquirri.

Fue en abril de 1990, tres años después de la firma de acuerdo entre los herederos para repartirse la fortuna y los objetos personales del torero, cuando Carmina Ordóñez interpuso acciones legales para recuperar la parte de la herencia de Paquirri que retenía la tonadillera y que pertenecía a sus hijos. Isabel se negaba a hacer entrega de sus objetos personales a los nietos de Antonio Ordóñez y la bellísima Carmen, emprendió en nombre de sus vástagos, una costosa y larga batalla en los tribunales. Su hijo Fran, estaba a punto de tomar la alternativa como novillero con caballos y ella quería cumplir el deseo de su primogénito de llevar a la plaza su capote de paseo, sus trastos o quién sabe, si uno de sus trajes de luces.

EL TORERO FRANCISCO RIVERA " PAQUIRRI " Y SU NOVIA LA CANTANTE ISABEL PANTOJA ©KORPA 30/04/83KP©GTRESONLINE

Tras ganar en los tribunales, Isabel Pantoja denuncia un robo en Cantora en el que según la tonadillera desaparece el legado que había correspondido a los hijos de Carmen Ordóñez. El fallo del juez daba la razón a Carmina en cuánto a que Isabel debía devolver los objetos personales de Paquirri a sus herederos pero establecía que no correspondía a Carmen emprender las acciones judiciales, sino a sus hijos.

Pantoja es, desde mediados de los 90, la responsable de mantener en buen estado lo que reclaman los Rivera Ordóñez.

La sentencia no se ejecutó, al haber sido “robados” los efectos personales del torero, y después fueron los Rivera Ordóñez quienes emprenderían las pertinentes acciones judiciales que paralizaron, a finales de los 90, cuando tras la boda de Fran y Eugenia, Isabel Pantoja entregó por fin como regalo de bodas a Fran Rivera, el fundón de las espadas de matar. Los hermanos estaban convencidos que Isabel acabaría devolviéndoselos. Algo que tendrá que hacer muy pronto ya que según ha confirmado el abogado de Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez, en unos días se presentará en los juzgados la ejecución de la sentencia que obligará a Isabel a devolverlos.