Lo que ocultan los armarios de Cantora

La última vez que Isabel Pantoja entró en el cuarto de soltero de Paquirri, dónde se esconden decenas de trajes de luces y de vestir del torero, fue en 1998. Dos enormes armarios de cuatro cuerpos atesoran su esencia taurina y lo que reclaman, desde tres décadas, Fran y Cayetano Rivera Ordóñez.

"Paquirri" en la Feria de Bilbao en 1981). Foto: EFEEFE

Para acceder a la habitación de soltero de Paquirri, en la que dormía el diestro antes de casarse por primera vez con Carmen Ordóñez y cuando no había ni puertas en Cantora, hay que subir unas escaleras que llevan hasta allí. Un viaje a ninguna parte al que pocos se aventuran.

Desde la muerte de Paco la habitación ha permanecido cerrada y convertida en una especie de museo secreto, un lugar sagrado, que guarda la esencia taurina del llorado torero de Barbate. Una advertencia no escrita impera en el refugio de la tonadillera: nadie puede entrar en esa habitación de la leyenda.

En Cantora hay incluso quién asegura que allí está el espíritu del torero. Pero de lo que ya nadie duda es de que su esencia taurina sigue atrapada en un armario, que sólo se abre en contadas ocasiones.

La habitación y los armarios se abren con una llave maestra , un par de veces al año, y la esencia del torero se escapa para airearse. En los últimos 36 años sólo dos mujeres, Inés e Isabel, se han adentrado en el secreto más oscuro de Cantora. Se abren las ventanas y los armarios dejando que una brisa con olor a jara, y los rayos de sol llenen de luz todos los rincones de una habitación lúgubre, enorme y austera. Todo sigue igual en el cuarto de soltero de Paco: su cama de soltero, una silla y la vieja cómoda.

Después Inés con un paño humedecido en agua y bien escurrido, acaricia las sedas de alegres colores, recordando sin duda la época en que Paco vivía en la finca. Aquellos trajes, cosidos en hilos de plata u oro, inmortalizaban sus tardes de éxito. Este ritual sólo tiene un cometido: evitar que la humedad dañe aquellos trajes de seda y oro que vistiera un número uno del toreo.

La niña curiosa que descubrió lo que Isabel escondía bajo llave.

Sin embargo, a escondidas, una niña morena y curiosa, compañera de juegos y travesuras del pequeño Paquirrín, Laura Cuevas, ya conocía lo que se ocultaba en la habitación sagrada. Nunca se lo contó a su amigo, convencida de que su atrevimiento podría tener fatales consecuencias para ella y sus padres, los guardeses de Cantora. El mal carácter de Isabel Pantoja es legendario.

EL TORERO FRANCISCO RIVERA "PAQUIRRI" Y LA CANTANTE ISABEL PANTOJA EN SEVILLALA©KORPA

Su silencio, enfundado en sus miedos y en el respeto a la memoria del viudo de Isabel Pantoja, protegía el secreto. Allí, en los enormes armarios de cuatro cuerpos de suelo a techo se escondían casi un centenar de trajes de luces y otros trastos. Entre ellos los 2 trajes de luces nuevos, 4 trajes usados, 3 capotes de paseo, uno de ellos de oro, 6 capotes de toreo, muletas, espadas etc que reclaman, desde hace 36 años, los Rivera Ordóñez. También hay trajes de vestir, ropa de calle, zapatos, y otros efectos personales del de Barbate.

Isa Pantoja, desveló el último día que Pantoja entró en el cuarto de Paco.

El espíritu de Paquirri parece que aún campa por el famoso cortijo. Así lo confirmó en su día, en Gh Vip 6, la propia Isa Pantoja, que aseguró que vivió un suceso paranormal cuando tenía tres años y que marcaría la fecha en que su madre decidió no volver a entrar en el cuarto de soltero de Paco.

Isa Pantoja relató hace años que, siendo una niña, pudo ver claramente a Paquirri en la puerta de su dormitorio. Desde entonces, 1998, dice que son pocos los que allí se acerca, ni siquiera su madre ha vuelto a entrar en la habitación que oculta su gran secreto.

Un grito agudo de Chabelita, cómo se conocía a Isa Pi cuando era una niña, despertó Cantora. Una amiga de Isabel Pantoja acudió en su busca. La pequeña, que tenía tres años, tras el desgarrador grito, se reía a carcajadas en las escaleras. No se había caído ni se había hecho daño, tan sólo miraba la pared y se reía.

Isa Pantoja.

Fue en el realitie de Telecinco, charlando con la bruja Aramís Fúster, cuando Isa desveló un suceso que conmocionó a todos sus compañeros de concurso. “De pequeña yo me fui al cuarto de Paco, dónde nunca ha entrado nadie. Sólo mi madre. Y una amiga de mi madre me dijo: ¡Qué pasa?. Yo miraba la pared y me reía. Mi madre escuchó un grito y la amiga le dijo que yo estaba viendo a Paco. Así que mi madre me preguntó qué había visto. Entonces, le llevé a la entrada de Cantora, donde tiene un cuadro enorme de Paco y le dije que lo había visto a él. Desde entonces, no ha vuelto a entrar en ese cuarto.”

También la Guardia Civil de Medina Sidonia, a mediados de los 90, vio lo que se ocultaba en la habitación del torero

Si todas estas historias son sorprendentes aún lo es más que ,según obra en un atestado, la propia Guardia Civil tiene constancia de que, los objetos personales de Paquirri que en el reparto correspondieron a los hijos mayores del torero, se encuentran allí desde su muerte.

Los toros de Ángel Vilariño y la finca Cantora, que tenía arrendada, al fondo.La Razón (Custom Credit)

Fue en abril de 1990, tres años después de la firma del acuerdo entre los herederos para repartirse la fortuna y los objetos personales del torero, cuando Carmina Ordóñez interpuso acciones legales para recuperar la parte de la herencia de Paquirri que retenía la tonadillera y que pertenecía a sus hijos.

Pantoja es, desde mediados de los 90, la responsable de mantener en buen estado lo que reclaman los Rivera Ordóñez.

Tras ganar en los tribunales, Isabel Pantoja denuncia un robo en Cantora en el que según la tonadillera desaparece el legado que había correspondido a los hijos de Carmen Ordóñez.

EL TORERO FRANCISCO RIVERA " PAQUIRRI " CON SUS HIJOS FRANCISCO Y CAYETANO RIVERALa Razón (Custom Credit)©RADIALPRESS

La sentencia no se pudo ejecutar ante el supuesto robo acontecido en Cantora. Así lo ha asegurado el abogado de los Rivera Ordóñez que, anunció ayer, que van a solicitar la ejecución de la sentencia para recuperarlos. Las acciones legales se interpondrán en los próximos días.

Sin embargo y tal como expliqué hace años, cuando llega la Guardia Civil a Cantora para ver si esos objetos existen, se encuentran que, exceptuando tres o cuatro cosas de escaso valor y así consta en el atestado, está todo ahí. Desde entonces, los bienes están bajo la responsabilidad y tutela de Isabel Pantoja, siendo la viuda la responsable de que se mantengan en buen estado de sus bienes.