¿Dio Isabel Pantoja el cambiazo a las esmeraldas de Teresa Rivera?

El tasador dictamina, en pleno directo y ante la atenta mirada de la hermana de Paquirri, que las esmeraldas podrían ser “una réplica” de las originales

Un tasador revela la verdad sobre las esmeraldaslarazonLa Razon

Durante más de 30 años la familia Rivera sospechaba que Isabel Pantoja había dado el cambiazo a las esmeraldas que Paquirri había dejado en herencia a su hermana Teresa. Ayer, en pleno directo del programa “Cantora: La herencia envenenada II”, la hermana del diestro confirmaba sus temores. El tasador dejaba claro que esas joyas eran de “calidad media”. Un hecho que a ninguno de los presentes pareció coger por sorpresa, ya que esta historia viene muy de lejos.

En uno de sus viajes a Colombia, el diestro compró unas esmeraldas de gran calidad a su madre. Joyas que se engarzaron en dos pendientes y un anillo. Tras la muerte de su madre, Paquirri atesoró esas piedras preciosas en una de sus ya famosas cajas fuertes con la promesa de que si nunca llegaba a tener una hija, irían a parar a su hermana Teresa. Tras los follones con la herencia y su reparto, Isabel Pantoja por fin accede a entregar las joyas. En un primer momento fueron a parar a Carmina Ordóñez quien en un gesto de generosidad decidió cedérselas a la familia Rivera. Pero Teresa siempre supo que no eran las buenas. “Mi madre las tuvo varios años, en cuanto las vi sabía que no eran las buenas. Mi madre me dijo que como se las había regalado Paco, que se las diera a él, por eso las guardaba él”.

Pero aún había más. Durante la presentación de uno de los discos de Isabel Pantoja, una imagen hizo remover de nuevo los sentimientos de los Rivera. En esa imagen se podía ver a doña Ana, la madre de la tonadillera, con los pendientes de la madre de Paquirri. Fue entonces cuando el clan Rivera comenzó a sospechar que pudo haber “cambiazo”.

Ayer, más de 30 años después, el tasador dejaba claro ante la atenta mirada de Teresa que las joyas son de una calidad media y que es muy raro que un torero de la categoría de Paquirri, siendo tan generoso como era y con el poder adquisitivo que tenía, comprara unas esmeraldas de baja calidad. “Las esmeraldas que llevan estos pendientes son colombianas. Las esmeralda serían un poquito mejor que los diamantes. Todo es de una calidad muy media, no hay nada que sea de una calidad extremadamente alta, si provienen de una joyería es raro que utilizaran unas piezas de calidad media y no alta. Lo que te puedo decir es que esa pieza no está hecha por una alta joyería. No te puedo decir que hayan sido manipuladas, pero es más lógico que hayan hecho una réplica de menor calidad. Estas esmeraldas no son de muy buena calidad, se comprarían en una joyería mala. El precio de estos pendientes son de 2000 euros”.