La caída en desgracia de Agustín Pantoja

Podría estar preparando una entrevista para Telecinco

Isabel Pantoja junto a su hermano Agustín, su guardián y protector
Isabel Pantoja junto a su hermano Agustín, su guardián y protector

En la zona de Medina Sidonia, donde se encuentra “Cantora”, consideran a Agustín Pantoja un hombre prepotente y frío. Su condición de hermano, consejero, confidente... de su hermana Isabel le ha subido los humos y se cree el rey del mundo.

Javier M. Le conoce muy bien y desvela que “es un hombre malhumorado, solitario, con escasas amistades y muy autoritario. Su fracaso como cantante, a pesar de que tuvo algún que otro éxito, le convirtió en un artista frustrado. Él lo enmarcará diciendo que lo dejó todo para convertirse en manager de Isabel, pero la realidad otra”.

Isabel Pantoja, acompañada por su hermano Agustín
Isabel Pantoja, acompañada por su hermano Agustín

Su sobrino Kiko, ahora su peor enemigo, le definió claramente en el primer especial de “Cantora”. La herencia maldita” como un ser “amargado e infeliz”, y deja entrever lo que siempre se ha rumoreado sobre su Tito, “lo primero que tiene que hacer una persona es aceptar como es, y una vez que aprendes a aceptar como eres, puedes ser feliz, y no es malo, cada uno es como es y se respeta y se quiere a todo el mundo”.

Kiko considera a quien fue su referente y un segundo padre, la “mente fría” que ha originado el grave enfrentamiento con su madre, y le quiere fuera de “Cantora” lo antes posible. Está dispuesto a que Isabel la sigue utilizando en usufructo hasta que fallezca su abuela,, pero el toro... que se busque la vida.

No solamente es el DJ llama “mantenido” a Agustín, en el entorno de los Pantoja piensan lo mismo. Ni su sobrina Isa le traga ni la mayoría de los antiguos amigos de la tonadillera, hoy defenestrados y alejados, le querían cerca.

Su vida personal es un secreto a voces, por mucho que intente ocultarla a los ojos de los demás. No se le conoce ninguna novia, le gustan mas las amistades masculinas que las femeninas, en el fondo es un solitario que marca distancias.

La cantante Isabel Pantoja con su hermano Agustín/Foto: Gtres
La cantante Isabel Pantoja con su hermano Agustín/Foto: Gtres

“Es receloso y no se fía de nadie”, nos desvela uno de los trabajadores de “Cantora”. Y añade: “ha aislado a su hermana de todo el mundo, es una sobreprotección absoluta, dañina, es como si quisiera a la señora Isabel solamente para él, por su culpa y sus malos consejos, ella fue perdiendo a algunos buenos amigos. Agustín no se lleva bien ni con sus propios hermanos, sobre todo con Juan, al que terminó expulsando de la finca. Le falta humildad y le sobra prepotencia. Es un pequeño dictador”.

La periodista María Patiño deja entrever que Isabel podría haber descubierto ciertos tejemanejes de su hermano y estaría perdiendo la confianza en Agustín”. El hermanísimo ve amenazado su estatus y busca adeptos que no encuentra. Dicen que su paño de lágrimas en estos difíciles momentos es un buen amigo con el que se le ve últimamente.

Los lugareños recuerdan que hace años su paño de lágrimas fue el gran cantante mexicano Juan Gabriel. Eran íntimos. Por eso no extraña que fuera Agustín el representante de los Pantoja en el entierro y funeral por el cantante azteca. El tito se quedó una temporada en Américo al amparo de Juan Gabriel, pero algo malo debió pasar entre los dos, porque el andaluz acabó regresando a España.

Su sobrino continúa con su ataque afirmando que “se ha aprovechado siempre de la riqueza de mi madre, dice que lo dejó todo por ella, pero lo hizo para disfrutar del éxito de Isabel Pantoja”.

Ambicioso, frío, distante, son algunos de los adjetivos que utilizan los ex amigos de la cantante para definir a su hermano. Un hombre que estaría calibrando la posibilidad de aceptar, por fin, conceder una entrevista a un popular programa de Tele 5 para defenderse de todos los que se ensañan con su persona. Estamos hablando de una alta oferta de casi seis cifras. Si se sienta en en plató la “bomba” sería absoluta.

A sus 56 años, añora los tiempos en los que Juan Gabriel compuso el villancico “Tu serás mi Navidad”, para Isabel y Agustín, o las canciones que le componía el gran Paco Cepero y que lograron rotundos éxitos, como “Te esperaré”, “Príncipe azul” o “Amores normales”.

Alejado de todo y de casi todos, el hermano pequeño de los Pantoja, es señalado como “la mano negra” que mueve los hilos más intrincados de una trama que ha enfrentado a Isabel Pantoja con su “pequeño del alma”, el de la piel de canela convertida en costra amenazante contra un tito que le ha fallado para siempre. A Agustín le encaja perfectamente el sobrenombre de “Rasputín de los Pantoja”. Hace deshace a su libre albedrío, aunque empiece a caer en desgracia ante los ojos de su mediática hermana.