Melania e Ivanka Trump, las más criticadas tras el asalto al Congreso

Sufren los daños laterales de la invasión del Parlamento por parte de los radicales de Donald Trump

U.S. first lady Melania Trump watches after taking off her face mask while sitting with the rest of the Trump family, including Donald Trump Jr., Tiffany Trump, Ivanka Trump and Eric Trump, before the start of the first 2020 presidential campaign debate between U.S. President Donald Trump and Democratic presidential nominee Joe Biden in Cleveland, Ohio, U.S., September 29, 2020.   Picture taken September 29, 2020.     REUTERS/Brian Snyder
U.S. first lady Melania Trump watches after taking off her face mask while sitting with the rest of the Trump family, including Donald Trump Jr., Tiffany Trump, Ivanka Trump and Eric Trump, before the start of the first 2020 presidential campaign debate between U.S. President Donald Trump and Democratic presidential nominee Joe Biden in Cleveland, Ohio, U.S., September 29, 2020. Picture taken September 29, 2020. REUTERS/Brian Snyder FOTO: BRIAN SNYDER REUTERS

El violento asalto ayer al Capitolio ha provocado una de las mayores crisis políticas en Estados Unidos y la caída del magnate norteamericano, quien vive sus últimos días como presidente. Pero junto a él sufren los daños colaterales del ataque su mujer Melania y su hija Ivanka.

Ivanka, asesora política de su padre, elogió el asalto de los “patriotas estadounidenses”, un tuit que a pesar de ser borrado inmediatamente le ha provocado numerosas críticas entre los usuarios de Twitter.

“Patriotas estadounidenses. Cualquier falta de respeto contra nuestras fuerzas de seguridad es inaceptable. La violencia debe cesar de inmediato. Por favor, ser pacíficos”, publicó la hija más mediática del presidente Trump. Poco después reaccionó aclarando que “la protesta pacífica es patriótica. La violencia es inaceptable y debe ser condenada en los términos más contundentes”.

Tampoco Melania Trump, esposa, todavía, del mandatario estadounidense ha salido bien parada del asalto. De hecho, la ex modelo se ha convertido en trending topic por la dimisión de tres mujeres que trabajaron para ella: Stephanie Grisham (jefa de gabinete de Melania), Sarah Matthew (viceportavoz de la Casa Blanca) y Anna Cristina Niceta (jefa de Eventos en la Casa Blanca).

Además la todavía Primera Dama sigue ocupando los debates norteamericanos sobre su futuro junto al presidente saliente. Hay quien habla de una “renegociación del acuerdo prematrimonial” firmado y en el que se establecía que ella sería su esposa mientras durara su mandato en la Casa Blanca y además renunciaba abandonar su vida en Nueva York.

Tras la derrota electoral, se pensó que el divorcio se precipitaría pero no ha sido así. Y no solo sigue con él sino que además no ha mostrado ningún problema en apoyarle en las redes sociales hablando del presunto fraude electoral del que él mismo hablaba. “El pueblo estadounidense merece elecciones justas. Cada voto legal, no ilegal, debe contarse. Debemos proteger nuestra democracia con total transparencia”, escribió el pasado 8 de noviembre.