Simon Bowes-Lyon, el primo de Isabel II que se enfrenta a prisión por agresión sexual

Podría ser condenado a cinco años de cárcel

La reina Isabel II de Inglaterra, en Ascot
La reina Isabel II de Inglaterra, en Ascot

“Quería tener una aventura con ella”, dijoel acusado a la fiscal general adjunta Lynne Mannion. Simon Bowes-Lyon está acusado de agredir sexualmente a una de sus invitadas durante un acto celebrado en su castillo de Glamis, en Escocia hace poco más de un año, según publica The Sun. El hijo de Michael Bowes-Lyon, sobrino nieto de la reina madre, admitió los hechos en Dundee-Crown Court, ubicado en el noreste del país. A la espera del veredicto, el primo lejano de Su Majestad ha sido puesto en libertad condicional e ingresado en el registro de delincuentes sexuales. El alguacil Alistair Carmichael también recomendó un examen del castillo de Glamis para determinar si es adecuado para un dispositivo de pulsera electrónico.

Los hechos ocurrieron por los que se acusa al conde de Strathmore supuestamente ocurrieron el 13 de enero de 2020. El primo de Isabel II estaba organizando un evento en el castillo de Glamis, un hogar ancestral en el que la madre del soberano pasó su infancia. Durante la segunda noche de las festividades, el imputado de 34 años habría bebido más de lo razonable, antes de llamar a la puerta de una de sus invitados a la 1:20 am. “Es importante. Por favor déjame entrar”, pidió Simon Bowes-Lyon. “La invitada se levantó pensando que algo malo acababa de suceder. En el momento en que abrió la puerta, la empujó y la tiró sobre la cama”, dijo Lynne Mannion. Antes de continuar: “Estaba borracho y olía a cigarrillos. Le dijo que quería tener una aventura con ella. Intentó levantarle el camisón. También supuestamente la empujó contra la pared, y habría tocado su sexo varias veces. La denunciante, de unos veinte años, supuestamente intentó encerrarse en el baño. Pero su anfitrión le habría impedido cerrar la puerta”.

“Ella levantó la voz con la esperanza de que otro invitado la escuchara”, continuó Lynne Mannion. Pero Simon Bowes-Lyon se habría negado a irse y se habría deslizado en la cama de su invitada, tratando de atraerla allí con él. Simon declaró entonces que ella era una persona “grosera, mala, malvada y horrible”, y que no podía dictar su conducta dentro de su propia casa. Simon Bowes-Lyon finalmente saldría de la habitación. Al día siguiente, la presunta víctima habría abandonado el castillo a primera hora de la mañana, antes de acudir a la comisaría a denunciar el incidente. El primo de Isabel II le habría enviado un correo electrónico de disculpas, antes de presentarlas a la Corte. Ahora podría enfrentarse a una pena de cinco años por agresión sexual.