Aviso a Pedro y Pablo: si hasta Bertín y Fabiola se separan, oigan

Rueda de prensa de Pedro Sánchez para rendir cuentas sobre su Gobierno durante el año 2020
Rueda de prensa de Pedro Sánchez para rendir cuentas sobre su Gobierno durante el año 2020Luis DíazLa Razón

Veo la ruptura de Bertín y Fabiola como un toque de atención a Pedro y Pablo: si el bello y la bella se separan cuando eran algo así como el matrimonio perfecto, feliz e ideal, los más almibarados de España después de Cristina Pedroche y Dabiz Muñoz, su ejemplo señala el camino del adiós a parejas de conveniencia con muchos problemas. Oigan, Pedro y Pablo, que uno rompe y no pasa nada. Que todo puede ser tal y como lo han hecho Bertín y Fabiola, o sea, una decisión de mutuo acuerdo con mucho cariño y respeto, admirándose el uno al otro, en plan buen rollito «wonderful» con «Hola» al fondo. Y, sobre todo, teniendo siempre en cuenta a los niños, a los suyos en el caso de Bertín y Fabiola, y a nosotros –que ya estamos cansaditos de morros y disputas en el seno del hogar– en el caso de Pedro y Pablo. Miren, también han roto con sus respectivas parejas Begoña Villacís e Isabel Díaz Ayuso, y no se ha parado el mundo. José Bono se divorció y le creció el pelo. Albert Rivera dejó a su Beatriz Tajuelo y ahora ésta diseña unos zapatos preciosos. Carmen Calvo rompió con sus guardaespaldas, que ya es romper, y ahí la tienen, tan feliz, triscando libre por las montañas como una Heidi de Cabra.

Además, conviene advertir que Pablo ya tiene costumbre: deja a unas y otras sin que le tiemble el moño. El tertuliano Bono ha dicho que «Podemos es un partido al servicio de un matrimonio». No aclaró si al servicio del matrimonio de Irene y Pablo o el de Sánchez e Iglesias. Ojito con el servicio, que también se cansa y el día menos pensado se va a la mansión de al lado por una rebaja del horario laboral y dos días más de fiesta a la semana.

También Susanna Griso rompió con Carles Torras (más que un Torra) después de 23 años de matrimonio y tres hijos. Y eso que hablaban en catalán en la intimidad. Pero era una separación anunciada: se casaron en el Túnel del Terror del Tibidabo, y eso marca mucho.

Lo de Pedro y Pablo dicen que fue en el salón de los Pasos Perdidos del Congreso, así que...