Las víctimas colaterales de la muerte de Riverita

José Rivera acogía en su casa a dos chicos “sin techo”, antaño enganchados a las drogas, sin pedir nada a cambio

Teresa, hermana de José Rivera "Riverita", se abraza a una mujer en la puerta del tanatorio de Barbate (Cádiz) donde se encuentran los restos mortales de su hermano
Teresa, hermana de José Rivera "Riverita", se abraza a una mujer en la puerta del tanatorio de Barbate (Cádiz) donde se encuentran los restos mortales de su hermano FOTO: Román Ríos EFE

Son dos personas muy allegadas a José Rivera, Riverita, no pertenecen a su familia, pero como si lo fueran. La generosidad del fallecido hermano de Paquirri no conocía límites, y acogía en su casa a dos chicos “sin techo”, antaño enganchados a las drogas. Los jóvenes encontraron alojamiento y comida sin que Riverita les pidiera nada a cambio. Simplemente, se dedicaban a cuidarle a diario.

Entablaron una gran amistad y el dueño de la casa les consideraba como a unos hijos. No se ha desvelado si los familiares del fallecido veían con buenos ojos esa labor de piadosa acogida, y si existe alguna posibilidad de que los muchachos puedan seguir viviendo en el mismo domicilio. Quizá en su testamento, porque no era tonto y sabía que su estado de salud era grave, tendrán cabida sus dos cuidadores. Tiempo al tiempo.