Eh, los del cerdo: hay que enviar un jamón a Pedro y Pablo ya

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias
Pedro Sánchez y Pablo IglesiasJOSE LUIS ROCA

La UE quiere implantar un sistema de etiquetado de alimentos denominado Nutriscore para facilitar dietas más saludables. Funciona con colores, y le ha colocado el rojo (alerta de riesgo) al jamón ibérico y al aceite de oliva, dos glorias de España. Han dicho los del sector del cerdo que el Gobierno debe decidir si apoya al jamón o permitirá que se carguen un producto que es emblema del país. Entiendo que el ministro de Consumo Alberto Garzón, declarado enemigo del consumo, apueste por este sistema de clasificación: debe pensar que un comunista de pura cepa no británica ha de ver el jamón como preclaro símbolo capitalista y de la JONS, cosa de asquerosos burgueses, manjar fascista. Olvida que Alberti le hizo una oda. Entiendo que lo deteste Irene Montero desde que su Pablo, en un cariñoso desliz, antes de los mellizos, le dijera aquello de «estás jamón, tía», que ella interpretó como «estás jamona, tía», piropo castigado con la pena capital por las feministas queer. Entiendo que Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, prefiera las nécoras y los percebes, como buena y fina gallega. Entiendo que en la Moncloa ahora se imponga el vodka frío con caviar a cucharadas, pero no creo que Pedro y Pablo, juntos hasta que un adoquinazo los separe, deserten de su reconocida afición al Cinco Jotas sin traicionar, por supuesto, el fuet de Casa Junqueras, la butifarra de Casa Aragonès e incluso la llonganissa de Casa Borrás. Así que ya saben los del sector porcino: hay que enviar urgentemente un jamón ibérico a Pedro y Pablo para que lo defiendan ante la UE y Garzón.

Este etiquetado frontal, conocido como Nutriscore, se empezará a ver en los supermercados en breve
Este etiquetado frontal, conocido como Nutriscore, se empezará a ver en los supermercados en breve

Ahora que los «huevos al cielo» de Arguiñano han llegado a un millón de visualizaciones en YouTube, bueno sería que los cocineros españoles, incluidos los nacionalistas, formaran coro ante la UE para cantar las delicias del jamón ibérico y su condición de notable alimento cardiosaludable. Y las del aceite de oliva, claro. Por cierto, que los «huevos al cielo» podrían ser el nuevo eslogan de Santiago Abascal en las próximas campañas como antónimo de las «pelotas a la tierra» que propone desde hace tiempo Iván Redondo y su célebre lema «Hay que dejar que las cosas pasen». Ay, Santiago: pretenden que hasta el jamón sea rojo.