Jesulín de Ubrique, un “toro fogoso” en la cama

El torero desvela sus intimidades en público, en el concurso “Dos parejas y un destino”

El torero Jesulín de Ubrique y María José Campanario
El torero Jesulín de Ubrique y María José CampanarioUATGTRES

Si hemos de creer en sus palabras, Jesús Janeiro realiza las mejores faenas con su mujer en la cama. De dos orejas, rabo y vuelta al ruedo. Se confiesa “fogoso” y “muy disfrutón en los juegos sexuales” con su esposa María José. Una confidencia que el torero le hizo a la cantante Chenoa, su compañera del concurso “Dos parejas y un destino”. Bravo frente al toro y bravucón en las artes amatorias. Olé por partida doble. Genio y figura.

No sabemos si a María José le habrá hecho mucha gracia que su marido desvele sus intimidades en público, conociéndola, es más factible el enfado que la satisfacción. Y menuda es la Campa cuando se enfada. Da miedo. Ni el Miura más fiero se le compara.

Pero entre las sábanas, según Jesulín, se entienden a la perfección. Puro orgasmo de placer. Apoteosis conyugal y disfrute máximo. Y le gusta presumir de ello. Jesús es así, cuando se embala lo cuenta todo. Lo raro es que se haya destapado tanto sin una exclusiva bien pagada de por medio, la revista de cabecera del de Ubrique, la del saludo, se queda en fuera de juego en esta ocasión.