Javier Bardem recibiría con los brazos abiertos a Pablo Iglesias en Valdelagua

“Javier y Pablo tienen muchas cosas en común, un fuerte carácter, una gran preocupación por los asuntos sociales, su compromiso social... Se entenderían muy bien”, aseguran a LA RAZÓN

Javier Bardem
Javier BardemDomenico StinellisAP

Están en la misma onda, tendrían muchas cosas de las que hablar qué interesan a ambos. El actor Javier Bardem, nos lo descubre uno de sus amigos, “estaría encantado de tener como vecino a Pablo Iglesias” en la urbanización madrileña de “Valdelagua”, entre San Agustín de Guadalix y Ciudalcampo, en la zona norte de la capital. Son fuertes los rumores que apuntan en esa dirección aunque no están confirmados. LA RAZÓN entró en exclusiva en la urbanización en la que podría irse a vivir. si finalmente, el fundador de “Podemos” decide dar el paso.

Entre otros personajes famosos, allí habitan el mismo Bardem, su pareja, Penélope Cruz, la hermana de la anterior, Mónica, Rocío Carrasco y Fidel Albiac.

Urbanización en Guadalix de la Sierra, Valdelagua.
Urbanización en Guadalix de la Sierra, Valdelagua.Jesús G. FeriaLa Razon

Javier y Pablo tienen muchas cosas en común, un fuerte carácter, una gran preocupación por los asuntos sociales, su compromiso social... Se entenderían muy bien”.

Iglesias y Montero, si es que finalmente se mudan juntos, no sufrirían en ese emplazamiento los escraches que tanto les molestan, porque Valdelagua es uno de los lugares más “blindados” de España. Es imposible entrar en la urbanización si no lo autoriza algún vecino. Así pues, se acabarían las caceroladas y los gritos de protesta. Tranquilidad absoluta para el “jubilado” político. Si bien ahora que ha abandonado la política activa ya las protestas disminuirían hasta apagarse del todo.

PABLO IGLESIAS, PRIMERAS FOTOS DE SU NUEVA IMAGEN TRAS CORTARSE LA MITICA Y FAMOSA COLETA
PABLO IGLESIAS, PRIMERAS FOTOS DE SU NUEVA IMAGEN TRAS CORTARSE LA MITICA Y FAMOSA COLETA DANI GAGO DANI GAGO

En Vallecas, el barrio obrero al que tanto idolatraba Iglesias antes de disfrutar de los beneficios económicos que antes criticaba a otros políticos, ya no se le espera, y eso que juró y perjuró que nunca se iría de allí. Ilusión vana para los que le creían a pies juntitas y hoy se toman a guasa hasta la desaparición de su icónica coleta.