Ortega Cano, feliz ante la próxima salida del psiquiátrico de su hijo José Fernando

El próximo mes de junio el hijo del torero y de Rocío Jurado recibirá el alta

El torero José Ortega Cano con su hijo José Fernando, en una imagen de Archivo
El torero José Ortega Cano con su hijo José Fernando, en una imagen de ArchivoGJB©GTRESONLINE

A principios de este año, adelantábamos la posibilidad de que José Fernando Ortega Cano pudiera abandonar su internamiento en el sanatorio psiquiátrico San Juan de Dios de la localidad madrileña de Ciempozuelos. Su padre nos lo confirmaba en un partido de fútbol benéfico: “Mi hijo ha mejorado mucho, y si Dios quiere le darán el alta este año”.

Josefer, como le conocen cariñosamente los suyos, cuenta los días que le quedan para salir del centro, y ya se habla de que podría ser en unas semanas, en junio, cuando vuelva a casa. Lo que aún no se sabe es si vivirá en el domicilio paterno de Madrid o decidirá hacerlo con su novia Michu y la hija de ambos, Rocío, en Andalucía.

José Fernando tendrá que decidir a su salida si volver a casa de su padre o con Michu

La misma Michu declaraba que su sueño es casarse con su pareja en cuanto salga del psiquiátrico y compartir casa en tierras andaluzas. Ya veremos si su chico tiene las mismas ganas de contraer matrimonio.

La relación de esta mujer con Ortega y los suyos fue bastante tirante en sus inicios, pero el nacimiento de la pequeña Rocío acercó posturas, y hoy reina la armonía familiar por el bien de todos. El torero es un abuelo feliz y se le ha visto recientemente pasear con su nieta.

Junio será un mes agridulce para todos los protagonistas de esta historia, porque el día 1 se cumplirán quince años del fallecimiento de la recordada Rocío Jurado, un aniversario que pilla a la familia con un cisma difícil de arreglar, sobre todo tras las durísimas declaraciones de Rociíto, hija de la cantante, contra algunos familiares.

No se sabe si Josefer está al tanto de todos los desafueros, pero parece claro que la relación con su hermana Rocío es nula, prácticamente, desde que falleció “la más grande”.

Ahora toca replantearse su vida tras años de internamiento. Su idea inicial sería montar un negocio relacionado con la Informática, un mundo que conoce muy bien, porque ha realizado distintos cursos en el centro donde todavía se encuentra.

Desde allí, nos llegan noticias de que es un interno que ha mejorado muchísimo, un buen chico que se arrepiente de hechos y actuaciones del pasado, y que mira al futuro con optimismo y con ganas de hacer cosas. Tiene una familia que le quiere y le apoya totalmente, y estamos convencidos de que aprovechará las nuevas oportunidades que le presenta la vida. Si todo sigue según lo previsto, dentro de poco recibirá el alta y regresará con su familia”.