Lydia Lozano para los pies a Carlota Corredera

No es la primera vez que la colaboradora se lleva un disgusto en directo y rompe a llorar. Pero el último drama en su vida, del que ha evitado hablar en Sálvame, marca el inicio de una nueva forma de afrontar su vida personal.

Lydia Lozano, colaboradora de Telecinco
Lydia Lozano, colaboradora de Telecinco

Acostumbrados como estamos a qué la gran mayoría de los colaboradores de Sálvame trafiquen con su vida y la vendan al mejor postor, generalmente a la productora que les tiene contratados, que Lydia Lozano se haya negado a hablar en su programa de un triste suceso personal nos ha dejado estupefactos. Las lágrimas de Lydia suelen ser un gran reclamo para captar el interés del espectador y el programa aprovecha, siempre que tiene ocasión, para explotar su sufrimiento. Pero esta vez, la periodista ha dado un golpe en la mesa que ha dejado a su jefa, Carlota Corredera, sin palabras y pidiéndole perdón.

Tras una mención publicitaria en Sálvame Diario, la colaboradora se ha incorporado al plató, del que había salido minutos antes al recibir una llamada telefónica, con la cara desencajada y bañada en lágrimas. En ese momento, Miguel Frigenti se encontraba cebando el contenido que ha traído al programa y que afecta a uno de sus compañeros. ¿Se había enterado la canaria de que iba a recibir un nuevo ataque desde el programa en el que trabaja desde hace doce años?.

Llorando a escondidas de la cámara y entre bambalinas

Las cámaras captaban a la canaria, de espaldas y entre bambalinas, hablando por teléfono. Y la presentadora, avisada por el director de qué algo le ocurría, interrumpía a Miguel Frigenti para centrar la atención en su compañera que trataba de zafarse de la cámara. Sin dejar de llorar, la periodista tomaba asiento en su silla y trataba de recomponerse.

¿Qué pasa Lydia?le ha preguntado Carlota Corredera. “Nada, nada...”-decía la periodista sin querer desvelar lo ocurrido. “¿Pero es algo personal?” ha incidido la presentadora gallega. “Sí, es personal y ya”-desvelaba Lydia, secándose las lágrimas. Pero lo más sorprendente no han sido sus lágrimas sino la forma en la que la colaboradora ha conseguido que la presentadora le pida perdón por ahondar en su vida personal. Por una vez, Lydia Lozano ha conseguido evitar que sus desgracias personales se conviertan en un asunto de interés general.

La dinámica del programa ha impedido saber si como se temía Carlota, “Lydia igual tiene que abandonar el programa” o no. Un enfrentamiento entre Alonso Caparrós y Kiko Matamoros ha dejado a la audiencia sin respuesta al suceso acontecido en la vida de Lydia Lozano, o de su entorno más cercano, que ha provocado que la colaboradora se haya llevado un nuevo disgusto en plató. Pasado un buen rato hemos podido comprobar que la periodista continuaba en el programa como si nada hubiera ocurrido. Sin duda, la mejor manera de evitar que su dolor se convierta en puro entretenimiento.

Escándalo en Sálvame: Carlota Corredera lapida a Antonio Montero por este motivo