De Florentino Pérez a Cristiano Ronaldo : la moda de volar en el jet de un Vip

La pandemia ha disparado el alquiler de las horas muertas de los aviones de los famosos nacionales. Un negocio en auge, donde nadie mira el bolsillo.

Georgina arrasa con una nueva imagen junto a Cristiano Ronaldo
Georgina arrasa con una nueva imagen junto a Cristiano RonaldoInstagramLa Razon

Con la venta del avión Gulfstream G-650 del BBVA, que personalizó a capricho Francisco González, se mataban varios pájaros de un tiro. Se reducían costes, la entidad bancaria enarbolaba la bandera de la sostenibilidad y, por encima de todo, eliminaban un avión que ya no encajaba con la nueva política de austeridad del banco, capitaneado ahora por Carlos Torres Villa. Hasta que llegó la pandemia y el avión salió del mercado y volvió a usarse y alquilarse. La aeronave es una herramienta fundamental en tiempo de crisis. Esta manera de actuar no fue un caso aislado.

La Covid 19 ha hecho que volar en avión privado esté en auge. Y esto no solo significa que los grandes ejecutivos del IBEX o que estrellas como Leo Messi haya volado más de lo habitual en jet. Con esta crisis sanitaria tirar de un avión privado ha dejado de ser sinónimo de lujo o excentricidad. «Ahora se ve como una necesidad y se relaciona con la seguridad. En América ya tenían este concepto que se implementa ahora en Europa», precisan en Gestair, la empresa líder en gestionar las horas libres de los aviones de los VIPs.

Jet privado
Jet privado

El fenómeno que está empezando a dispararse en nuestro continente ya lo hace en Asia. MyJet Asia, con sede en Singapur, confirmó a la BBC que las solicitudes de jets privados han experimentado un aumento del 80% al 90% en el último mes. España también se ha sumado a esta tendencia. Muchos clientes de la clase «business» de la aviación comercial se han apuntado a la aviación privada.

Sobre todo, hay gran demanda para alquilar por horas modelos Falcon, el Global Express XRS y el Gulfstream G550 y G650. Ambos son aviones que compiten en el mercado de los jets privados, capaces de estar en el aire 13 horas sin repostar y ser un búnker para los secretos de cualquier propietario o arrendatario. De monarcas a financieros. Tocando todos los oficios «prime»: del actor al futbolista. Los precios más frecuentes oscilan entre los 20 y los 60 millones de euros, y los hay con espacio para cuatro personas o para más de 12. Maderas color caoba, tapicerías ochenteras y baños dorados aparte, entre las pocas desventajas de estos modelos está el hecho de que debido a su tamaño no pueden aparcar en fincas privadas. Por eso la mayoría de los ejecutivos adueña también helicópteros.

Jet privado
Jet privado FOTO: Magellan Magellan

Ronaldo y su prole

Modelos medios como el Citación son muy demandados en estas fechas, ya que se aparcan con facilidad en propiedades en el campo o en pistas pequeñas. El empresario del sector de las telecomunicaciones Martín Varsavsky, que se confinó en Baleares con su familia, tiene uno que alquila con mucha regularidad cuando no lo usa. Es rara la compañía, dentro y fuera del IBEX, que no haya tirado de sus servicios en la desescalada. Ya sea para repatriar ejecutivos o cerrar negocios de última hora. Tanto el avión como el helicóptero del directivo Rafael del Pino han estado a pleno rendimiento. Refugiarse en la comarca extremeña de las Villuercas en menos de una hora viviendo en Madrid solo es posible con este tipo de transportes. También lo han utilizado los astros del balón como Cristiano Ronaldo, que montó a su numerosa prole en su Gulfstream 200 al principio de la pandemia. CR7 refugió en su Madeira natal a los suyos antes del confinamiento.

Georgina Rodríguez presume de jet privado
Georgina Rodríguez presume de jet privado FOTO: Instagram

Los Cessna Citation actuales son el ejemplo de cómo ha evolucionado la aviación privada. En 2020, se vendieron 703 aviones privados entre todas las compañias, un gran aumento sobre los 677 del año anterior. Y en un segmento en el que tres compañías dominan sin problemas: Cessna (188 unidades), Bombardier (137) y Gulfstream (121), coparon dos tercios del total. Boeing y Airbus, por citar las dos principales compañías de aviones comerciales, vendieron siete unidades entre las dos, bajo sus marcas. Si los Cessna están muy bien para vuelos cercanos, el Gulfstream 650 o los Falcon son algo de lo que sólo puede presumir gente cuyo presupuesto mensual se mida en millones de euros. Hablamos de Florentino Pérez, Amancio Ortega o el mencionado Ronaldo.

Pero ¿es realmente más seguro volar en un jet privado que en uno comercial? «Nuestros pasajeros no comparten espacios comunes con otros pasajeros del aeropuerto. La reducción del tiempo, el dominio y control de tu agenda, implica la reducción de la exposición al contagio. Los accesos son privados. No esperas, te esperan», recalcan desde Gestair. Sin duda, una nueva era.