La crónica de Mariñas: El duelo a muerte entre Jorge Javier y Carlota Corredera

“Descarado y descarnado”, según Jesús Mariñas

Carlota Corredera, en la presentación de "Hablemos de nosotras".
Carlota Corredera, en la presentación de "Hablemos de nosotras".Victor J BlancoGTRES

Necesitábamos algo así, un enfrentamiento en toda regla, descarado y descarnado, sin tapujos y dando la cara. Algo muy valiente como ahora hacen de forma aparentemente súbita pero muy bien calculada Jorge Javier y Carlota Corredera. Aseguran sus círculos que están presuntamente enfrentados por las razones de Telecinco para cargarse a uno de los dos. Resulta sorprendente y también emocionante, estoy que no pego ojo.

El asunto promete momentos únicos, situaciones imprevisibles y una divertida batalla veraniega. Es como un inesperado premio gordo con el que entretener el descanso, animar los largos días calientes y mantenernos en vela. El tema dará mucho juego. Me cuentan que Jorge Javier fue culpable en la posible y muy esperada pelea entre directores. Fue conflicto profesional y personal, no había manera de salvarlo.

Su ausencia en el desenlace de la docuserie «Rocío. Contar la verdad para seguir viva», el pasado miércoles, llamó especialmente la atención puesto que el día que él mismo confirmó la nueva aparición en plató de Rocío Carrasco, expresó su deseo de estar en ella. «En esa tengo que estar yo, a mí que no me vengan... Llama a Carlota y pídele permiso», dijo a David Valdeperas. Confiemos, esperamos y hasta rezamos para que julio y agosto, también lo que queda de junio, no rebajen la tensión y el caso nos dé materia comentable con tomadura de posturas. Parece que una mayoría está de parte de Jorge Javier, al que consideran el mas débil del televisivo dúo, poco lo conocen, se lo digo yo. A ver si durante el largo y cálido verano Telecinco resuelve, escoge y toma partido. Así saldremos de dudas sobre cuál vence. Tras su última pelea en directo, el programa tiene que escoger entre Carlota o Jorge. No es cuestión fácil ni sencilla, a fin de cuentas son dos grandes. Quedamos a la espera realmente desvelados, con nervios, desazón o intranquilidad. Le toca elegir y resolver al programa. Ojalá lo haga pronto y podamos tranquilizarnos, aunque me temo que las dudas no se disiparán tan pronto.