Pastora Soler: “Me tiene fascinada el tema de Pantoja y su hijo Kiko”

Ocupó el top ten en Eurovisión 2012, ha sido madre y vuelve con fuerza tras haber superado el miedo escénico aunque confiesa que «cuando tiré la toalla, por mí habría puesto un ultramarinos»

Pastora Soler
Pastora SolerJesus BrionesGTRES

Nos puso los pelos como escarpias. De esos momentos en los que uno, por poco patriótico que sea, se canta para sus adentros: «España, España…». Luego nos dio un susto y, como confiesa, pensó hasta en poner un Spar. Pero los miedos, como las tormentas, se pasan, y Pastora Soler regresó como un roble. Ser madre, que eso te da una fuerza sobrehumana. Con ustedes, Pastora Soler.

– Como rezan sus discos, ¿usted es el ejemplo de que tras la tormenta llega la calma?

– Uno de los muchos ejemplos que corroboran ese dicho popular. En mi caso fue literalmente así: una gran tormenta y, después, el encuentro con la calma, la paz.

– Tiene usted la medalla de Andalucía, ¿más andaluza que ninguna?

–Es uno de los reconocimientos más importantes de mi vida.

–Se bregó en la copla y el flamenco... ¿Son un estado de ánimo?

–Es una forma de ser que te marca de por vida.

–Cuando escucha un perreo, ¿no se acuerda de la canción de Golpes Bajos que decía: «Malos tiempos para la lírica»?

–Malos tiempos para el romanticismo y la sensibilidad. Todos sucumbimos a las redes del «perreo» en algún momento determinado del día.

Pastora Soler, feliz de regresar a los escenarios FOTO: J.J. Guillén EFE

–¿Soñó con ganar Eurovisión y ponerse un abrigo de chinchillas como Massiel?

–Soñé con cantar en un escenario como en el que canté y con hacer una actuación de la que la gente a la que representaba se sintiera orgullosa. Esa fue mi victoria.

–¿Había escuchado hablar de Azerbaiyán antes de llegar a Azerbaiyán?

–¡No tenia ni idea! Lo primero que hice cuando acepté fue buscarla en el mapa.

–Dígame algo agradable de Joaquín Sabina.

–Todo lo que me sale es bueno. Lo admiro muchísimo. Es un maestro y un caballero.

–¿Lo suyo fue una confesión del rollo: «Mamá, quiero ser artista»?

–Yo era una empollona de pequeña, pero también tenía una gran vocación de artista. Mis padres esperaban cualquier cosa.

–Si sus niñas le dicen que quieren opositar a notarías, ¿qué hacemos?

–¡Estaría encantada!

–¿Hubo algún momento en que dijo: oiga, paso de todo.

–¡Sí! A los largo de 25 años de carrera, hay muchos altibajos pero, en dos momentos concretos, sí tiré la toalla. Y por mí, habría montado una mercería o una tienda de ultramarinos...

–Cuando una canta canciones que le escribe un compositor, ¿no siente el síndrome de la impostora?

–Para nada. Los intérpretes somos contadores de historias y esas historias nos eligen.

Pastora Soler en Mask singer FOTO: Antena3 La Razón

–Esa canción (o ese grupo o cantante) que no le pega nada y que escucha sin parar.

–Hubo una época que escuchaba cada mañana al ir a la Universidad el grupo Prodigy.

–¿Cuál es la mayor estupidez que se ha dicho de usted y, sin embargo, no le apetece desmentir?

–No se ha especulado mucho sobre mí.

‑Con la que nos está cayendo, ¿suscribe aquella frase sobre que, excepto beber, qué difícil me resulta todo? ¿Se apunta al plan con unos torreznos?

–Está siendo difícil todo. Pero soy de disfrutar de las pequeñas cosas: una cervecita y una de torreznos, ¡qué rico!

–¿Por qué los hombres interesantes nunca son sexis?

–¿Quién ha dicho eso?

–¿Qué es lo que más le chifla y lo que más le amuerma del amor?

–El amor te hace sentir viva. Lo que más me amuerma, el darlo por hecho y acomodarse.

–Con su marido, que es coreógrafo, ¿su relación es como un pasadoble agarrao o un exótico baile de salón?

–Quizá nuestra relación sea más como un tango argentino.

–Ese error que comete una y otra vez...

–Pensar que todo el mundo es bueno.

Pastora Soler dice adiós temporalmente a los escenarios.

–Y ese lugar donde resetea y vuelve como nueva.

–La playa, el mar.

–Se ve en «Masterchef», en «Supervivientes» o en «La isla de la tentaciones»?

–Nunca se puede decir de esta agua no beberé, está claro. Pero todo lo que entra dentro de mis planes en televisión tiene que estar relacionado con la música.

–Ese culebrón del corazón que la tiene fascinada...

–El tema Pantoja y su hijo Kiko.

–Dicen que si uno quiere dedicarse al porno hay que empezar por el nombre artístico y que el mejor es el que se consigue uniendo el nombre de su mascota con el de su calle, ¿cuál sería el suyo?

–Trini Paloma.