El último GUIÑO de Rocío Flores a Rocío Carrasco que muestra sus verdaderas intenciones

La nieta de la Jurado se ha hecho un tatuaje muy especial, parecido al que su madre lució en sus años de juventud.

Rocío Flores, atesora en su ADN y el recuerdo, un triunvirato de apellidos ilustres: Carrasco, Mohedano y Ortega Cano. En la imagen, Rocío de niña, con su abuela Rocío Jurado, el torero Ortega Cano y su madre, Rocío Carrasco.
Rocío Carrasco sujeta a una pequeña Rocío Flores, junto a David Flores, Rocío Jurado y Ortega CanoLA ©GTRESONLINE

Rocío Flores está en boca de todos a raíz de la emisión de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, la serie documental en la que su madre acusa a su padre de haber ejercido violencia de género contra ella. La polémica que se ha formado alrededor de este reportaje ha sacudido con fuerza a toda la familia, especialmente a la nieta mayor de la Jurado, que ha confesado en varias ocasiones que no atraviesa por su mejor momento. Para ella, no es fácil escuchar determinadas declaraciones de Carrasco, sobre todo las que se refieren al terrible encontronazo que ambas protagonizaron en julio de 2012, según las sentencias judiciales que se han hecho públicas en diferentes medios de comunicación.

Con todo esto encima, ni que decir tiene que Rocío Flores atraviesa uno de los momentos más complicados de su vida y que la marcará para siempre. Aun así, se trata de una experiencia en la que la reflexión y el aprendizaje han estado muy presentes y han convertido a la joven en una mujer más fuerte y segura de sus ideas. Quizás por esto, la primogénita de Rocío Carrasco y Antonio David Flores ha querido tatuarse una mariposa en su antebrazo, para recordar para siempre que “todo pasa por algo”, tal y como ella misma ha indicado en la sección de historias de su cuenta de Instagram.

Para Rocío Flores, se trata de “uno de los tatuajes con más significado para mí”, y lo cierto es que la mariposa tiene un alto valor metafórico. El vuelo de la misma puede relacionarse con el concepto de la libertad, un término que cobra todavía más fuerza acompañado de la palabra “vida”, que también se ha dibujado en la piel. Sorprende que la colaboradora de ‘El programa de Ana Rosa’ haya escogido este animal para grabarlo en su antebrazo, puesto que es el mismo que su madre, Rocío Carrasco, con quien no se dirige la palabra desde el año 2012, lució en sus años de juventud.

El nuevo tatuaje de Rocío Flores FOTO: Rocío Flores Instagram

Rocío Carrasco se tatuó una mariposa en la parte izquierda de su espalda, cerca del hombro, un dibujo que lució públicamente en diferentes ocasiones, incluida su boda con Fidel Albiac. Sin embargo, el posterior ave Fénix que se grabó después y que tan famoso se ha hecho a raíz de la serie documental tapó por completo al animal alado. Según explicó Belén Esteban, lo hizo porque le traía malos recuerdos de la época que compartió con el padre de sus hijos. “El tatuaje que saca Rocío en la cabecera de la serie documental es impresionante. Cuando conoce a Antonio David se hace un tatuaje y ella se lo tapa y se hace ese pedazo de tatuaje, es el ave Fénix”, señaló la colaboradora de ‘Sálvame’.

Rocío Carrasco con el tatuaje de una mariposa FOTO: Gtres Gtres

Ahora, que Rocío Flores se tatúe también una mariposa puede entenderse como una verdadera declaración de intenciones y un guiño a su madre. De hecho, la nieta de ‘la más grande’ nunca ha ocultado su deseo de reconciliarse con Rocío Carrasco, y este último gesto pone de manifiesto lo que ella ya dejó bien claro en ‘El programa de Ana Rosa’: “Tus hijos no te los ha quitado nadie. Tus hijos están aquí. Habla con nosotros”.