Clo Stilianopoulos, la hija de Pitita Ridruejo, hace un milagro con Ernesto de Hannover

La hija más desconocida de Pitita Ridruejo ha sido fotografiada en Madrid con el ex marido de Carolina de Mónaco. La pareja se conoció este verano en Ibiza y, desde entonces, el príncipe alemán no es noticia por ningún escándalo.

Ernesto de Hannover, durante una fiesta en Lima
Ernesto de Hannover, durante una fiesta en LimaG3onlineGTRES

Parecía imposible que Ernest de Hannover, el polémico ex marido de Carolina de Mónaco, volviera a ocupar las páginas rosas en vez de la crónica de sucesos de los diarios. Pero así ha sido. Su Alteza Real Ernest de Hannover vuelve a la portada de la revista Hola, esta vez, de la mano de Claudia Stilianopoulos Ridruejo. La hija de la célebre y llorada Pitita Ridruejo, es la mujer que ha obrado el milagro y le ha devuelto al príncipe alemán la felicidad y la estabilidad.

Tras ser condenado a 10 meses en régimen de libertad condicional por varios altercados, Ernest de Hannover ingresó en una clínica de desintoxicación en Austria que abandonó este verano para poner rumbo a Formentera. Allí, según la revista Hola, conoció a Claudia mientras el aristócrata pasaba sus vacaciones en compañía de uno de sus hijos, Christian y su esposa, Alessandra de Osma. Christian y Sassa, llevan años afincados en Madrid, con sus negocios inmobiliarios y tienen dos hijos gemelos.

Christian de Hannover con su hijo Nicolás y su padre Ernest en Formentera, FOTO: ivan martinez GTRES

Sigue casado legalmente con Carolina de Mónaco y enfrentado con su primogénito, que lucha por controlar la fortuna de los Hannover.

El enfrentamiento que mantiene con su hijo mayor Ernst August sigue ocupando titulares. El primogénito, decidió firmar en 2019 un acuerdo por el que entregaba el histórico castillo de Marienburg, ubicado en la Baja Sajonia y sede de la Familia Real de la Casa Hannover, al estado germano y lo hacía por la simbólica cantidad de un euro. Esta decisión no sentó bien a su padre y dio origen a una guerra familiar que continúa hasta hoy y en la que también participa la princesa Carolina de Mónaco, su mujer y madre de su hija pequeña, Alejandra, en defensa de sus intereses. Según la prensa alemana, Carolina habría llegado a un pacto con los hijos de Ernesto de Hannover, a fin de preservar el patrimonio familiar, negándose al divorcio.

El primo de la Reina Sofía y la primogénita de Grace Kelly y Rainiero de Mónaco, se casaron en 1999 y se separaron físicamente diez años después por sus escándalos a causa de su adicción a la bebida. Aún así, nunca formalizaron el divorcio lo que le permite a Carolina mantener su estatus de alteza real y a sus hijos, evitar que pueda contraer un nuevo matrimonio que haga peligrar su inmensa fortuna. La última pareja del polémico jefe de la Casa Hannover es la condesa Maria Madalena Bensaude, a quién presentó oficialmente en abril de 2018 en la boda de su hijo Christian con Alessandra de Osma.

Casi tres años después de su fastuosa boda, Christian de Hannover y Alessandra de Osma han cumplido su sueño de formar una familia. FOTO: EFE

Escultora, bohemia y divorciada, así es la hija menor de Pitita Ridruejo

Aunque ninguno de los tres hijos de Pitita Ridruejo ha heredado de su madre su amabilidad con la prensa, la noticia de la relación entre Claudia Stinialopoulus y el príncipe Hannover, ha revolucionado a los medios y a una familia que hace gala de una gran discreción. Clo, como llaman a la pequeña de los tres hermanos del desaparecido matrimonio, es la más bohemia y desconocida de los Stilianopoulos-Ridruejo.

Divorciada y madre de dos hijas, en el ambiente artístico es conocida por sus grandes obras escultóricas en hierro y por sus pinturas, que alcanzan un precio en el mercado entre los mil y los siete mil euros, dependiendo del formato. También se dedicaba a las Bellas Artes su ex marido, Juan Garaizábal, un artista tardío que, como ella, procede de una conocida y acaudalada familia, es descendiente del fundador de Viajes Marsans.

Pitita Ridruejo encarnó la elegancia de un Madrid que ya se fue

Aunque evita acudir a los grandes eventos sociales públicos, la hija de Pitita Ridruejo y del diplomático filipino Mike Stilianopoulos, se codea con la alta sociedad internacional. En el palacio familiar del barrio madrileño de los Austrias, Pitita, considerada una de las mujeres más elegantes de la época, alternaba con la jet set y los políticos más destacados del momento.

Lo mismo era invitada por la Reina Isabel II a pasar un fin de semana en Windsor que se recluía con Pat Kennedy en un congreso eucarístico en una pensión, tomaba el té con la princesa Irene de Grecia o se iba de juerga a Marbella con Lola Flores, Alfonso de Hohenlohe. Margarita de Inglaterra o Gunilla Von Bismark. A su fallecimiento, además de todas sus vivencias, sus contactos y su saber estar dejó a sus hijos una fabulosa herencia en acciones y patrimonio inmobiliario.