La crónica de Amilibia: ¿Se confesó Yolanda Díaz con el Papa?

Le podía haber llevado una estampa del Niño de Canet para el belén vaticano, pero eso le debió parecer inadecuado, poco sanchista.

El Papa recibe a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz
El Papa recibe a la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz FOTO: VATICAN MEDIA VATICAN MEDIA

Dicen las malas lenguas que Yolanda Díaz se confesó con el Papa durante su audiencia en el Vaticano (aún nadie puede dar fe de este singular hecho) y que continuará su catequización con un grupo de cristianos de base del Pozo del Tío Raimundo y bajo la dirección espiritual de sor Lucía Caram y sor Teresa Forcades, y quizá con el apoyo transversal del ex obispo de Solsona, Xavier Novell, antropólogo teológico y especialista en inseminación porcina. Dijo de su conversación con Francisco: «Ha sido muy emocionante, pero debo ser respetuosa y no revelaré nada». Así que lo hablado en el encuentro pasa a ser algo así como el tercer misterio de Fátima nunca revelado del todo, según algunos estudiosos de apariciones marianas y ovnis.

Cuentan, eso sí, que la vice segunda, Purísima de la Izquierda o Comunista Vogue, le prometió al Papa casi con lágrimas en los ojos que ella nunca impulsaría los ataques a capillas con las tetas al aire, el fusilamiento de curas ni las violaciones de monjas por milicianos sucios y sudorosos como en las ensoñaciones erótico–literarias de Almudena Grandes, que en gloria esté.

Además de las poesías de Rosalía de Castro, Díaz le obsequió al Santo Padre con una estola hecha de plástico reciclado. Por lo que vi en la tele, era de un color morado clarito, muy ajeno al morado oscuro de Ione Belarra, Irene Montero y el ideólogo predicador Pablo Iglesias. Todo un símbolo de la transversalidad cromática que ahora vive ella en su recorrido hacia una izquierda de sonrisas abiertas y abrazos cálidos. Le podía haber llevado una estampa del Niño de Canet para el belén vaticano, pero eso le debió parecer inadecuado, poco sanchista.