Angelina Jolie se desnuda y habla de su época punk, su separación y su doble mastectomía

La actriz abrió su corazón en "Harper's Bazaar", en la que habla de su infancia, de época punk, de su separación y de su mastectomía

Angelina Jolie, de 44 años, ha concedido una entrevista a la revista "Harper's Bazaar", en la que se desnuda en cuerpo y alma. La protagonista de "Maléfica"posó para el fotógrafo Sølve Sundsbø y confesó que tiene cicatrices emocionales debido a las malas experiencias que sufrió en la escuela sencundaria, en la que no era muy popular. La actriz indicó que ama su espíritu inquieto y que le gustaría vivir en el extranjero, algo que no hace porque quiere que su ex marido, Brad Pitt, pueda seguir viendo a sus hijos. Por ello, indicó, que esperará a que los niños cumplan los 18 años (Madoxx es el único mayor de edad y estudia en una universidad de Corea del Sur). Jolie y Pitt son padres de tres hijos biológicos (Shiloh, Vivienne y Knox) y de tres adoptivos (Maddox, Pax y Zahara). La pareja se separó en 2016 pero todavía no se han cerrado los flecos económicos del acuerdo.

Jolie, que es Enviado Especial del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, también habló de su salud y de la operación en la que le realizaron una mastectomía y le extirparon los ovarios: "Mi cuerpo ha pasado por muchas cosas en la última década, particularmente en los últimos cuatro, y tengo cicatrices visibles e invisibles", dijo. "Las invisibles son más difíciles de combatir. La vida da muchas vueltas. A veces te lastiman, ves a los que amas con dolor, y no puedes ser tan libre y abierto como lo desea tu espíritu", añadió en lo que parece una alusión a su ex marido, que ha tenido serios problemas con el alcohol en los últimos años y que acabaron por destruir la relación.

"La parte de la persona que es libre, salvaje, abierta y curiosa puede ser cerrada por las cosas que te pasan en la vida. Por el dolor o por el daño. Mis hijos conocen mi verdadero yo y me han ayudado a encontrarlo de nuevo y a abrazarlo'', agregó.

La separación no solo ha sido dura para ella, sino también para sus hijos: Han pasado por mucho. Aprendo de su fuerza. Como padres, alentamos a nuestros hijos a abrazar todo lo que son, y todo lo que saben de corazón que es correcto y nos miran y quieren lo mismo para nosotros '', afirmó.

Sobre la maternidad y la presión social que tienen las mujeres para ser perfectas. "'Etiquetar a las personas y encasillarlas no es libertad. Lo que más valoro en mi familia y en las demás personas es la diferencia y la diversidad. "No quiero vivir en un mundo donde todos seamos iguales, e imagino que todo el mundo que lea esto pensará así. Quiero conocer a gente que nunca he conocido antes y aprender de ellos cosas que no sé", confesó.

Para la actriz, "el mayor desafío que tenemos es abrazar nuestras diferencias. Y no dejarse engañar por los esfuerzos para dividirnos o hacernos temer a los demás. Estamos viendo cómo los valores están desapareciendo en todo el mundo. Muchos gobiernos están menos dispuestos a defender esos valores que a las generaciones les constó mucho esfuerzo conseguir, por los que lucharon y llegaron a dar la vida por ellos. Cuando los gobiernos retroceden, las son personas tienen que liderar el camino', defendió.

Sobre la frase que lleva tatuada "Una oración por los salvajes de corazón encerrados en jaulas"explicó que lo comprendió cuando tenía 20 años. Estaba con mi madre una noche y me sentía perdida. Estaba inquieta, siempre. Aun lo estoy. Íbamos a cenar, y ella me habló sobre pasar tiempo con Tennessee Williams y de cuánto amaba sus palabras. Me dijo que él había escrito esa frase sobre el lado salvaje del corazón. Después fuimos un salón de tatuajes, y me lo entintaron en el brazo izquierdo. Lo que ella hizo por mí esa noche fue recordarme que lo salvaje que hay dentro de mí está bien y es parte de mí".

Tampoco rehuyó de hablar de su complicada infancia, algo que no había hecho hasta ahora. Creció en Beverly Hills, y cuando su padre John Voight les abandonó tuvo que mudarse a un apartamento con su madre Marcheline y su hermano James. No fue fácil para ella integrarse en Beverly Hills High School. "En la escuela no era esa persona popular; Yo era punk, me encantaba el cuero, el PVC y las mallas. Esas eran mis tres prendas favoritas a los 20 años", afirmó. 'Recuerdo la primera vez que usé pantalones de PVC. Estaba esperando para una audición, sentado al sol en Los Ángeles. Cuando llegó mi turno, mis pantalones se me habían pegado. No conseguí el papel pero me encantaron esos pantalones.

Tras superar la adolescencia, Jolie comenzó a viajar y "mi despertar fue darme cuenta de las libertades que tenía en comparación con muchas personas en todo el mundo. Había experimentado una infancia libre de conflictos. Y desde entonces he tenido la libertad de construir mi familia, crear arte y interpretar a los personajes que he hecho. Es una de las razones por las que he invertido en escuelas para niñas en diferentes países''.