Gente

Regatas listas para recibir a Don Felipe

Volverá a ponerse a los mandos de su antigua embarcación remodelada para competir un año más en Palma

38 Edicion de la Copa del Rey MAPFRE de vela, que se celebra en la Bahia de Palma de Mallorca
El Rey Felipe VI en el campo de regatas a bordo del Velero Aifos.
38 Edicion de la Copa del Rey MAPFRE de vela, que se celebra en la Bahia de Palma de Mallorca El Rey Felipe VI en el campo de regatas a bordo del Velero Aifos.Alberto R. RoldánLa Razón

En realidad este año estaríamos celebrando la 40 edición de la Copa del Rey Mapfre, si el año pasado se hubiera celebrado. Hasta hace dos meses, según el presidente del Real Club Náutico de Palma, Emerico Fuster, «no se tuvo la certeza de que se iba a celebrar la regata en las condiciones en las que se celebrará. Hemos hecho un enorme esfuerzo para movilizar a unos mil regatistas». Se pedirá certificado de vacunación, test de antígenos o PCR a todos los que entren en el Real Club Náutico y eso también incluye al Rey. No sabemos si este año, ante estas cautelas y limitaciones, la Reina Letizia y sus hijas evitaran ir a despedir o recibir a Don Felipe al pantalán del náutico donde fondea el Aifos. Aun así, el presidente Fuster es optimista: «Yo espero y deseo que vengan pero sino lo hacen lo entenderé. Yo la traté un año y es una persona encantadora y a las niñas las regalé una pulsera Vip de entrada a los desayunos porque se quedaron mirando la que yo llevaba».

El Aifos, al que le han hecho una remodelación, fue de las primeras embarcaciones en apuntarse. La última vez que el Rey Felipe compitió en 2019, quedó quinto con un Swam prestado por Ferragamo, que después de habérselo dejado para que competiese durante dos años, lo vendió. Ahora Don Felipe volverá a ponerse a los mandos de su antigua embarcación que ha sido remodelada. Además de su pasión por la competición náutica, este año especialmente Don Felipe es consciente de que estas regatas suponen un motor económico para las Baleares. Según un estudio del año 2019, esta competición deportiva supuso 17 millones de euros de entrada en las islas por todo lo que mueve este evento de alto nivel internacional y lo que ayuda su presencia regia en ella.

El barco de Felipe VI, durante las regatas

Regata deportiva, no social

Habrá control de acceso al club, la piscina y el gimnasio estarán cerrados, con lo cual habrá poco público ajeno a las regatas. Este año será más deportivo que social, no se espera al rey Harald, ni al príncipe monegasco Casiraghi. Se navega sin mascarilla y se consideraran grupos burbuja a los tripulantes de cada barco. Los «catering» serán individuales y adaptados a la normativa covid. A día de hoy hay confirmados 106 barcos de 19 países.

El próximo domingo habrá regata de entrenamiento, esto es una novedad. «Podría ser que Don Felipe navegue el lunes con el inicio de la competición», indican los organizadores; sin embargo, esa es la fecha que por cortesía, al ser el primero laborable desde la llegada de los Reyes y sus hijas a Mallorca el próximo fin de semana, en la que Don Felipe recibe a las autoridades de Baleares en el palacio de la Almudaina. Se trata de un acto oficial que durará hasta las doce del mediodía, por lo que aún le daría tiempo para reincorporarse a la competición que previsiblemente acabará sobre las cinco.