Gente

La reina Isabel II renuncia a su mayor vicio por prescripción médica: “La quieren sana y en forma”

La monarca tendrá que decir adiós a uno de sus mayores placeres

La reina Isabel II de Inglaterra, en Ascot
La reina Isabel II de Inglaterra, en Ascot

La reina Isabel II de Reino Unido es una de las monarcas más reconocidas en todo el mundo. Han pasado casi setenta años desde que tomó el trono británico y se prevé que no lo abandone hasta el día de su muerte. Por fortuna, la soberana cuenta con buena salud y con un excelente equipo de médicos a su servicio que velan por su salud para que el momento de marcha llegue lo más tarde posible. Así, y con vistas a mantenerla en buen estado, le han recomendado que renuncie a uno de sus vicios: una copa de Martini antes de dormir.

Aunque no suele beber públicamente, se conoce que la reina Isabel II es aficionada a este famoso cóctel, uno de los pequeños placeres que todavía se permitía a sus 95 años. Según ha publicado la versión estadounidense de ‘Vanity Fair’, a pesar de su buena salud, el servicio médico de la monarca le ha recomendado que no tome ni una sola gota de alcohol, a excepción de las ocasiones especiales, con el fin de asegurar su buena salud ante la temporada tan ajetreada que le espera con motivo de las celebraciones de su Jubileo de Platino. “La quieren sana y en forma”, sostiene un confidente desde Buckingham Palace.

La reina Isabel II brindando con Donald Trump
La reina Isabel II brindando con Donald Trump FOTO: La Razón (Custom Credit)

La soberana del Reino Unido acatará estas recomendaciones a rajatabla, tal y como sostiene otra de las fuentes de la casa real británica: “No es que suponga un gran problema para ella, no es una gran bebedora, pero parece un poco injusto que a estas alturas de su vida tenga que renunciar a uno de sus pocos placeres”.