Gente

Charlène de Mónaco: crónica de una ausencia anunciada

A pesar de haber regresado a Mónaco, la princesa no estará presente en los actos del Día Nacional por «mala salud»

Charlène de Mónaco
Charlène de Mónaco FOTO: Fotogramma / MEGA GTRES

Hoy Mónaco celebra su Día Nacional, una fecha hasta la ahora que se cargaba de actos conmemorativos presididos por la familia real. Hasta ahora Charlene de Mónaco era una de las habituales en los eventos, que no se pierde desde 2010. Un día que para ella siempre ha sido muy especial. En solidaridad con los afectados por el coronavirus, la mujer de Alberto II en la cita de 2020 prescindió de ornamentos o tonalidades alegres en su vestuario. En su lugar, llevó un abrigo largo entallado con ribetes y forro en color fucsia. Culminó el austero estilismo con un par de guantes confeccionado en seda transparente, bolso de mano tipo sobre de piel rosa, salones de tacón bajo negros y una boina tradicional con redecilla.

Sin embargo, este año nadie escudriñará su «look» y su simbolismo. Tampoco la ausencia o no de miradas cómplices con su esposo, hijos y de la familia Grimaldi. Este año no contaremos con la mujer de Alberto II de Mónaco, una ausencia más que anunciada en pequeños gestos que han ido goteando desde que la exdeportista regresó de su Sudáfrica natal el pasado ocho de noviembre.

En un pozo las ilusiones de Alberto de Mónaco que esperaba que su esperaba que su esposa estuviera presente para este 19 de noviembre. Él mismo declaró a la revista «People»: «Está en buena forma y se encuentra mucho más animada. La princesa volverá antes del Día Nacional. O tal vez, antes», apostilló. Lo cierto es que el hijo de Grace Kelly ha cumplido parte de su promesa. Ha traído a su esposa de vuelta con él y sus mellizos de seis años, pero no consigue que todo vuelva a la normalidad de una agenda oficial donde la exnadadora ya había habituado al mundo a mostrarse siempre seria y melancólica.

Alberto de Mónaco y Charlene, junto a sus hijos, tras el regreso de la princesa
Alberto de Mónaco y Charlene, junto a sus hijos, tras el regreso de la princesa FOTO: Eric Mathon Eric Mathon

La ausencia de Charlene en el Principado siempre se ha atribuido oficialmente a sus problemas de salud. O «mala salud», como reza el último comunicado de esta casa real, pero son muchos los que especulan con el estado precario de su matrimonio, algo que ha intento desmentirse con pequeños gestos visuales. Hablamos de esas imágenes de la princesa en Sudáfrica abrazada a su marido con «outfit» de safari o las que difundieron a su llegada a Mónaco, en las que la princesa abrazaba a sus hijos y a su esposo como si de una piña familiar se tratase.

En esta línea de mostrar a una princesa enferma, pero enamorada de su esposo y amante de sus hijos, han emitido un nuevo comunicado oficial. «Tras haber combatido la enfermedad en los últimos meses, la princesa se encuentra convaleciente en estos momentos y seguirá así durante las próximas semanas, lo que le facilitará recuperarse de su profunda fatiga generalizada».

Además desde Palacio inciden en otro punto que trae de cabeza a la prensa internacional: «¿dónde se aloja Charlene?». Esto es porque ha decidido no hacerlo en su residencia habitual en Mónaco. El comunicado explica que «la residencia de la princesa es algo estrictamente confidencial con el objeto de proteger su privacidad y confort», zanjan. De esta manera, Mónaco se enfrenta a su gran día.