Gente

Arranca el juicio de Ernesto de Hannover contra su hijo mayor

El marido de Carolina de Mónaco le reclama todo el patrimonio que le había donado

Ernesto de Hannover,en la boda de su hijo, el príncipe Christian de Hannover. Efe
Ernesto de Hannover,en la boda de su hijo, el príncipe Christian de Hannover. Efe

El todavía marido de Carolina de Mónaco, Ernesto de Hannover se enfrenta hoy a un día crucial. HOy arranca el juicio contra su hijo mayor, Enrst August, fruto de su relación con su primera esposa Chantal Hochuli. La citación judicial tiene lugar en el Tribunal Superior de Hannover, en Alemania. Entre 2004 y 2007, el príncipe alemán donó a su primogénito propiedades importantes como el castillo de Marienburg, que el joven vendió a la Administración por el simbólico precio de 1 euro. Ernesto de Hannover consiguió parar la venta. Además, el marido de Carolina de Mónaco acusa a su hijo de sustraer obras de arte y otros objetos de las propiedades donadas. Le acusa de “ingratitud grave” y exige que le devuelva lo que le había donado, algo a lo que su heredero se niega. Ernst August vendió también parte de una de las fincas de su padre.

Por este motivo, el príncipe Ernesto de Hannovr pide a su hijo una indemnización de 5 millones de euros para resarcir estas acciones, así como la devolución del palacio de Herrenhausen, donde el primogénito vive con su esposa Ekaterina y sus tres hijos. Solo las costas de este proceso se calculan en torno a los 60.000 euros.

Prince Ernesto Hannover and Claudia Stilianopoulos in Madrid.
Prince Ernesto Hannover and Claudia Stilianopoulos in Madrid. FOTO: USG GTRES

Este miércoles, Ernesto de Hannover compareció también en el Tribunal Superior de Linz, en Austria, donde conocerá si los magistrados aceptan que siga suspendida la condena a diez meses de prisión, aunque en libertad condicional bajo la prohibición de beber alcohol, la obligación de someterse a un tratamiento de desintoxicación y no pisar su finca en Austria, donde había agredido a los guardeses del pabellón de caza así como a los agentes que acudieron a la disputa.

Después de pedir perdón y asumir su responsabilidad, Ernesto de Hannover ingresó en un centro para toxicómanos en Austria donde recibía tratamiento sicológico y para curar su adicción al alcohol. El tribunal de Linz se pronunciará la próxima semana sobre el recurso del príncipe y dictará sentencia. Puede considerar que Hannover sea libre de todas sus obligaciones judiciales. Pero también, puede indicar que su rehabilitación o ha concluido.