Gente

La polémica relación de Charlene de Mónaco con el exnovio de Naomi Campbell

El billonario ruso es el principal apoyo y consuelo de la esposa de Alberto II

Charlène de Monaco
Charlène de Monaco

La princesa Charlene de Mónaco continúa ingresada en una clínica privada de Europa donde se recupera de, entre otros, unos problemas de agotamiento mental y físicos que arrastra desde su larga estancia en Sudáfrica, también por motivos de salud. Como es habitual, el príncipe Alberto sigue negando problemas conyugales y fuentes oficiales rechazan la hipótesis de un divorcio más o menos cercano.

La situación que vive la exnadadora no es nada fácil, máxime cuando ha estado a punto de perder la vida por problemas derivados de sus tres operaciones otorrinolaringológicas. En este momento no es precisamente Alberto II su principal apoyo, sino Vladislav Doronin, un billonario ruso conocido por haber mantenido una relación con la top model de los 90, Naomi Campbell.

Naomi Campbell y Vlad Doronin
Naomi Campbell y Vlad Doronin FOTO: Naomi Campbell instagram Naomi Campbell instagram

Nadie conocía la importancia de la amistad entre Charlene y Vladislav, aunque existen fotografías de los tres (incluida la modelo) tomadas en 2011, durante la gala benéfica a favor de la lucha contra el sida que se organiza durante el Festival de Cannes. Campbell y Doronin, magnate inmobiliario y hotelero, mantuvieron una relación sentimental entre 2008 y 2013 que no terminó todo lo bien que les habría gustado. Él la demandó por quedarse con una fuerte suma de dinero y pertenencias por valor de tres millones de dólares.

Distintos periódicos europeos han publicado cómo fuentes cercanas a Charène Wittstock confirman que la princesa y Vladislav Doronin han estado en contacto recientemente e incluso se han visto y que este contacto habitual tiene que ver con los problemas matrimoniales que está teniendo con Alberto de Mónaco.

Los constantes rumores de ruptura y divorcio en la pareja monegasca existen desde el inicio de la relación y siempre han tenido que ver con las infidelidades de Alberto y, en concreto, con una nueva reclamación de paternidad por parte de una mujer brasileña afincada en Italia. De confirmarse esta nueva paternidad sin vínculo matrimonial, sería la tercera que tendría que reconocer Alberto, con el agravante de que esta relación se produjo durante su matrimonio con Charlène Wittstock. No es de extrañar que ante esta situación Charlene haya querido alejarse y tomarse un tiempo de recuperación física... y mental.