Gente

Constantino de Grecia, “estable y de buen ánimo”, según la casa real griega

El hermano de la Reina Sofía fue ingresado ayer de urgencias

Constantino de Grecia, hermano de la Reina Sofía
Constantino de Grecia, hermano de la Reina Sofía FOTO: Albert Nieboer GTRES

“Su Majestad está en situación estable y con buen ánimo”, según la casa real griega. Constantino de Grecia, hermano de la Reina Sofía, fue ingresado ayer en el hospital de Hygeia quejado en principio de una isquemia, aunque lueg se confirmó de que se trataba de un edema pulmonar, por el que ni siquiera ha tenido que ser entubado, según los informes médicos.

Además, una web cercana a Constantino publica que “su estado de salud es mejor y podría recibir el alta en los próximos días”. Noticias, pues, tranquilizadoras, a pesar de que ayer saltaran todas las alarmas, dada la edad del soberano griego y de los achaques de salud que le han acompañado en los últimos años y que le han causado graves problemas de movilidad.

Los Reyes de Grecia, Constantino (2 dcha) y Ana María (c), junto a los Duques de Esparta, Pablo (2 izda) y Marie-Chantal (izda), y la Princesa Irene (dcha).
Los Reyes de Grecia, Constantino (2 dcha) y Ana María (c), junto a los Duques de Esparta, Pablo (2 izda) y Marie-Chantal (izda), y la Princesa Irene (dcha). FOTO: Ballesteros EFE

Constantino de Grecia se encontraba en su casa de Porto Heli, donde reside desde que volviera a Grecia tras su exilio, cuando empezó a encontrarse mal, por lo que rápidamente se lo llevaron a un centro de salud cercano. De allí, una vez que fue atendido de urgencia y estabilizado, fue trasladado al hospital de Hygeia, en Atenas, donde se le está suministrando oxígeno para ayudar a que los pulmones vuelvan a funcionar correctamente tras este edema pulmonar, según publica Vanitatis de fuentes cercanas al monarca.

El hermano de la Reina Emérita se encuentra acompañado de su esposa, Ana María, y de su hijo, NIcolás, el único que sigue viviendo en Grecia. Pablo reside en Reino Unido; Alexia, en las Islas Canarias; Theodora, en Estados Unidos, y Philippos, en Suiza.

No se trata del primer susto de salud del rey heleno. En 2009, cuando vivía en Londres exiliado tras estallar la república en Grecia, unos problemas de corazón le obligaron a pasar por quirófano. Posteriormente, sufrió una obstrucción intestinal, por la que tuvo que ser operado de nuevo, esta vez en Grecia.

Pero el problema de salud que más gravedad albergó y que más secuelas le dejó fue la embolia pulmonar que sufrió en 2016. Desde entonces, el hermano de Doña Sofía padece dificultades en el habla y problemas de movilidad, motivo por el que tiene que desplazarse en silla de ruedas.

A pesar de todos estos achaques, Constantino ha mantenido siempre su buen ánimo como pudo verse el pasado mes de octubre, en la boda de su hijo Philippos y Nina Flohr.