Gente

Las esperanzas del príncipe Andrés se acaban

El juez no acepta los argumentos de los abogados del duque para desestimar el caso

El príncipe Andrés, en una imagen de Archivo. Reuters
El príncipe Andrés, en una imagen de Archivo. Reuters FOTO: POOL REUTERS

La audiencia judicial del príncipe Andrés “no podría haber sido peor” para él: las esperanzas del duque de York de que el caso sea desestimado pende de un hilo después de que el juez Lewis Kaplan, que instruye el caso de Virginia Giuffre, dejara claro que no aceptaba los argumentos de los “abogados reales”.

En unos días, el juez decidirá si desestima o no la demanda. Pero las primeras señales no fueron buenas para el hijo de la reina Isabel II, después de que el juez sometiera a su equipo legal a un doloroso encuntro durante una audiencia que tuvo lugar ayer en Nueva York.

Virginia Giuffre, junto a su abogado, en Nueva York
Virginia Giuffre, junto a su abogado, en Nueva York FOTO: SHANNON STAPLETON REUTERS

Un experto legal afirma, en Daily Mail, que la audiencia ”no podría haber ido peor”, y señaló que el hecho de que sus abogados se redujeran a decir que ”discrepan respetuosamente” con el juez no resultaba un buen augurio.

El abogado del príncipe Andrés ha intentado persuadir al tribual de que su acusadora, Virginia Giuffre, había renunciado a su derecho a demandarlo cuando firmó un acuerdo legal anterior de £ 370,000 ($ 500,000) con el magnate, acusado de pedofilia, Jeffrey Epstein, amigo del duque.

Virginia Roberts y el príncipe Andrés, en 2001
Virginia Roberts y el príncipe Andrés, en 2001 FOTO: La Razón La Razón

La señorita Roberts (Virginia Giuffre), de 38 años, una de las víctimas más mediáticas del delincuente sexual , afirma que él y su novia Ghislaine Maxwell la traficaron para tener relaciones sexuales con el hermano del príncipe Carlos, hasta en tres ocasiones, cuando ella era menor de edad. Por su parte, el duque de York no solo niega las acusaciones sino que, incluso admite no conocer a la demandante.

La audiencia de ayer fue vista como una de las últimas oportunidades del príncipe Andrés para que se desestime la demanda civil antes de un juicio que se celebraría el próximo otoño y que eclipsaría el año del Jubileo de Platino de la Reina. Su lado argumentó que el trato que hizo la señorita Roberts con Epstein en 2009 liberó al duque de cualquier responsabilidad.