Gente

Carlos de Inglaterra cambia a Isabel Preysler por Alfonso Díez

LA RAZÓN detalla la reunión que el viudo de la duquesa de Alba tuvo recientemente en Londres con el hijo de Isabel II

Carlos de Inglaterra
Carlos de Inglaterra

Desde que les presentó la desaparecida Duquesa de Alba, la amistad entre Carlos de Inglaterra y Alfonso Diez parece inquebrantable. Hace menos de un mes, el heredero de la Corona cenaba con el duque viudo de Alba en su palacio londinense de Saint James.

El hijo de la reina Isabel tan solo invitó esa noche a tres españoles, Alfonso, Tomas Terry y Manuel Colonques, ex presidente de Porcelanosa. Fue un evento para promocionar a los artesanos británicos, y en uno de los salones palaciegos se exhibieron distintas obras de ceramistas, pintores, escultores… Alfonso estuvo charlando un buen rato con el príncipe, me cuentan que, entre ellos, hubo un buen «feeling» desde el día que se conocieron.

«Antes de la cena, durante el cóctel, estuvieron hablando en un aparte, el príncipe es un hombre muy sencillo y amable», cuentan a LA RAZÓN. Alfonso fue con la gente de Porcelanosa, que es una empresa que colabora con la Fundación del Príncipe de Gales, y, normalmente, se suelen hacer este tipo de cenas, aunque este año fue mucho más restringida que en temporadas anteriores. Si otros años iban cientos de personas, este había menos de cien.

Les une el amor por la cultura, los animales, la pintura y la vida campestre. Así nos lo hace constar otra fuente que conoce bien a los dos personajes y que también estuvo invitado a aquella cena, un empresario inglés que asegura que «el príncipe siente un gran aprecio por Díez, le han contado lo bien que se portó con Cayetana de Alba durante sus años de matrimonio, por la que el heredero sentía un sincero cariño. La duquesa y Carlos fueron presentados por Ira de Furstenberg, que mantiene una gran relación con la familia real británica. Resulta que un año más tarde Cayetana se casó con Alfonso, y cada vez que acudía a algún evento organizado por el hijo de la reina se llevaba con ella a su marido. Así nació una amistad que se ha mantenido con el paso del tiempo…», señalan.

Cayetana de Alba, en su tercera boda, con Alfonso Díez
Cayetana de Alba, en su tercera boda, con Alfonso Díez FOTO: Efe Efe

Alfonso sale poco, tan solo a algún evento de la familia Alba y a visitar a sus amigos sevillanos, como es el caso de Curro Romero y su esposa, Carmen Tello. El resto del tiempo hace una vida muy normal. Va al cine, pasea a su perro, acude al gimnasio y queda en su casa con amigos.

Esta misma semana saltó el rumor de que podría tener una nueva pareja, una persona relacionada con la aristocracia, pero no hay pruebas que lo demuestren. Este medio tiene constancia que cultiva una amistad muy especial con alguien de su entorno.

Discreción ante todo

Dicen que podría ser una relación muy discreta y que no tiene la menor intención de oficializarla en público. Estamos hablando de un hombre que nunca ha aireado su vida personal, que no suele conceder entrevistas -que recuerde, solamente una vez habló para la revista ¡Hola¡- y que se impuso como norma mantenerse al margen de los medios de comunicación. Reglas que cumple a rajatabla.

A Díez le gusta vestir bien y cuidarse físicamente, y, que se sepa, ha pasado por el quirófano benefactor para operarse la nariz y los párpados, además de inyectarse vitaminas y bótox regularmente.

Alfonso Díez
Alfonso Díez

Pero volvamos a las estancias palaciegas británicas a donde acudió Alfonso Diez. Curiosamente, en otras ocasiones, a esas cenas asistía Isabel Preysler, que, igualmente, tiene una relación de cordialidad con el heredero, pero en este caso no estaba en la lista de invitadas. Podemos desmentir rotundamente que la actual pareja de Mario Vargas Llosa hubiera declinado la invitación, tal y como piensan algunos. Sencillamente, no fue convocada.

Ya son varias las veces que Alfonso visita alguna de las casas de su augusto amigo. Aparte del palacio de Saint James, sabemos que conoce la residencia estival de Highgrove House, en el condado de Gloucestershyre, una casa de campo del siglo XVIII que el hijo de la reina adquirió en 1980 por un millón de libras esterlinas. En sus jardines, diseñados por su dueño, todo es orgánico y no se permite el uso de productos o fertilizantes químicos.

Tuve ocasión de compartir con Alfonso, Andrés Velencoso, Valeria Mazza, la misma Isabel Preysler y otras «celebrities» una cena en Highgrove. El príncipe apareció acompañado de su entonces pareja sentimental, hoy esposa, Camilla Parker, quien expresó su deseo de conocer Madrid en una visita no oficial, en la que le gustaría recorrer el Museo del Prado, el Thyssen y la Biblioteca Nacional. ¿Será Diez su cicerone?