Gente

La Infanta Margarita, atendida de urgencia por una caída doméstica

La hermana menor de Don Juan Carlos se golpeó el rostro y la cabeza

Infanta Margarita, aunque tiene movilidad reducida, es una mujer muy activa.
Infanta Margarita, aunque tiene movilidad reducida, es una mujer muy activa. FOTO: G3 GTRES

La Infanta Margarita, 83 años, hermana menor de Don Juan Carlos de Borbón, tuvo que ser atendida de urgencia debido a una caída doméstica. A pesar de su movilidad reducida, la Duquesa de Soria es una mujer muy activa. Enamorada de la música, no solo de carácter clásico, es asidua a teatros y otros recintos menos formales donde puede disfrutar de su pasión por la lírica.

Hace unos días, ese carácter tan dinámico le acarreó una desagradable consecuencia. La menor de las hermanas del Rey Emérito, queda a menudo para comer y departir con amistades. En una de esas citas con amigas, sufrió una aparatosa caída de la silla en un restaurante de la capital. Doña Margarita se golpeó el rostro y la cabeza. Fruto de la caída fue atendida de urgencia por facultativos que se desplazaron en ambulancia para un primer examen en el que descartaron, en principio, graves consecuencias pero aconsejaron que fuera trasladada a un hospital para realizar un escáner.

Carlos Zurita, la Infanta Margarita y su hija, María Zurita.
José Oliva / Europa Press
Carlos Zurita, la Infanta Margarita y su hija, María Zurita. José Oliva / Europa Press FOTO: José Oliva Europa Press

La Infanta Margarita no perdió el conocimiento pero la contusión le produjo un hematoma en la frente y temieron por la fractura del tabique nasal pero lo que más preocupó fue lo aturdida que quedó. La duquesa de Soria fue atendida en el Hospital “HM Puerta Del Sur” sito en la madrileña localidad de Móstoles, en el oeste de la comunidad de Madrid.

La propia Infanta, Doña Margarita optó por ser atendida en dicho centro hospitalario en el que pasa consulta un médico de su íntima confianza. A la llegada al centro hospitalario, la Infanta presentaba contusiones en rostro y cabeza, se mostraba mareada y desorientada.

Tras realizarle el TAC craneal las pertinentes pruebas, descartaron daño cerebral alguno. No obstante, la Infanta quedó en observación unas horas antes de ser dada de alta. Los hijos de la Infanta Margarita, María y Juan Carlos Zurita acudieron al centro hospitalario para acompañar a su madre y conocer de primera mano el tranquilizador diagnóstico. Doña Margarita pudo ir a casa con la sugerencia de que fuese vigilada y ante cualquier atisbo de problema fuese informado al doctor de confianza de la infanta para valorar si debería ser trasladada al centro hospitalario.

Doña Margarita volvió poco a poco a su rutina habitual, aunque volvió en dos ocasiones al hospital para excluir que las contusiones conllevaran secuela alguna.

La hermana del Rey Juan Carlos, la infanta Margarita, y su marido Cralos Zurita, Duques de Soria.
La hermana del Rey Juan Carlos, la infanta Margarita, y su marido Cralos Zurita, Duques de Soria.

La Duquesa de Soria va recuperando la normalidad de su cotidiana actividad social con moderada prudencia. A la semana del percance quiso tener un gesto generoso que le honra, citando a las amistades que le acompañaban cuando sufrió la caída en el restaurante Jose Luís en la calle Rafael Salgado que limita con el fondo Norte del estadio Santiago Bernabeu.

Doña Margarita ha preferido que el accidenter no transcienda para no preocupar a su entorno familiar y de amistades. Para ello, disimulaba los hematomas con maquillaje que matizaban los evidentes moretones provocados por las contusiones. Doña Margarita, como es habitual en ella, se mostró afable con los reporteros que le preguntaron por su estado, respando importancia a lo ocurrido. Sensata y juiciosa, es sabedora de la responsabilidad inmersa en su apellido y nunca ha protagonizado salida de tono alguna. La infanta Margarita siempre se ha postulado como un apoyo del de su hermano mayor, Don Juan Carlos de Borbón.

El pasado 6 de marzo, con motivo de la celebración de su 83 aniversario, Doña Margarita reivindicó y deseó abierta y públicamente la vuelta de su hermano, el Rey Emérito de su obligado retiro en Abu Dabi. Con más moderación y la sensatez que le define, la Infanta Margarita evitó entrar en polémicas sobre la separación de su sobrina, Doña Cristina de Borbón, transmitiendo simplemente el cariño que le profesa y anhelando que tenga la tranquilidad y felicidad que merece.