Gente

Anuncian la separación de Charlène y Alberto de Mónaco: los detalles de su acuerdo de 12 millones

La princesa ya estaría haciendo vida independiente en Ginebra, Suiza

Los rumores de crisis entre Alberto y Charlène de Mónaco siempre han perseguido a su matrimonio, y por más que la Casa Real monegasca ha intentado frenarlos, finalmente se ha confirmado que hacen vidas separadas. Al menos, así lo publican numerosos medios galos, que aseguran incluso que la princesa vive fuera del principado, lejos de su familia. Por lo visto, se ha firmado un acuerdo que estipula que la exnadadora podrá hacer vida en Ginebra, aunque deberá regresar al pequeño estado europeo cuando su agenda oficial así lo requiera, en calidad de primera dama y a cambio de 12 millones de euros.

La Casa Real de Mónaco intenta así salvar la complicada situación que desde hacía tiempo atravesaba el matrimonio de Charlène y Alberto. Sin que la palabra ‘divorcio’ se ponga sobre la mesa, el acuerdo al que han llegado permitirá a la princesa hacer su vida alejada de Palacio, pero sin abandonar las obligaciones que en su día adquirió con la Corona. En lo que respecta a sus hijos, la revista ‘Voici’ asegura que los mellizos no se mudarán del país, aunque su madre podrá ir a visitarlos siempre que quiera. Esta sería solo una de las numerosas cláusulas que la sudafricana habría impuesto para no llegar a la ruptura oficial.

Fue el año pasado cuando empezaron a sonar con más fuerza los rumores de divorcio entre Alberto y Charlène de Mónaco. Las habladurías comenzaron cuando ella se marchó a Sudáfrica, en principio, para una corta estancia, pero finalmente pasó varios meses en su tierra natal. Al parecer, una complicación en una enfermedad obligó a la princesa a retrasar su vuelta, pero desde entonces, la situación en lo que respecta a su relación con su marido no parece haber ido a mejor.

Alberto y Charlène de Mónaco
Alberto y Charlène de Mónaco

Aunque ha regresado a Mónaco en varias ocasiones, lo ha hecho durante periodos muy breves de tiempo, y no ha tardado en hacer las maletas para marcharse a la clínica en la que se trataba o a Ginebra, la ciudad suiza que parece que se convertirá en su nuevo hogar.

El verano pasado, fue una tía de Alberto de Mónaco quien confirmó a la revista italiana ‘Oggi’ que la separación entre los príncipes estaba a punto de producirse: “Si recuerdo el tono de voz de Alberto, creo que pronto se divorciarán. Los dos se han distanciado, ella sigue su propio camino, él ha elegido el suyo”. Ahora, todo apunta a que el tiempo le ha dado la razón.